Domingo 19 de Mayo, 2019

La lucha contra la obesidad comienza con una alimentación saludable

12 de noviembre, 2018

Dra. Norma Meza Rojas

[email protected]

Este lunes 12 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Lucha Contra la Obesidad, situación que se ha incrementado peligrosamente en nuestro país en los últimos años, siendo considerado actualmente como un problema de salud pública.

Lea: Valor nutricional y beneficios del ayote para su salud

Una población sedentaria y con malos hábitos alimentarios es caldo de cultivo para la obesidad. El sobrepeso y la obesidad constituyen un importante factor de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles, como diabetes, hipertensión arterial, problemas cardiovasculares, trastornos digestivos y enfermedades en articulaciones, entre otras.

La incidencia de la obesidad en nuestro país ha pasado de ser una simple estadística para convertirse en “alarma” de salud pública. En 2008, según datos de la Encuesta Nacional de Nutrición, la obesidad y el sobrepeso en edad escolar eran de un 21%. Para 2016 el Censo Escolar de Peso y Talla realizado en población de 6 a 12 años de edad reveló que el 20% de los menores presentaba sobrepeso y el 14% obesidad a nivel nacional.

Estos resultados encuentran una explicación en los siguientes factores: exceso en los tiempos de comida de los menores en edad escolar, los alimentos consumidos en meriendas son en su mayoría preenvasados, altos en grasa, azúcares, sodio y bajos en nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo adecuado, alto consumo de bebidas azucaradas y bajo o nulo consumo de agua, frutas y vegetales.

En la población adulta la situación actual no es menos alarmante, la tasa de sobrepeso y obesidad asciende al 64,5%, según datos del Ministerio de Salud.

El Colegio de Profesionales en Nutrición en esta oportunidad quiere hacer consciencia en la población sobre el impacto que tienen el sobrepeso y la obesidad en la calidad de vida de las personas y la necesidad de mejorar los hábitos alimentarios como paso fundamental en su prevención.

Una alimentación variada y balanceada se refiere al consumo de alimentos de todos los grupos en cantidades adecuadas evitando los excesos, de tal manera que garanticemos el aporte de nutrientes que nuestro organismo necesita. Estos nutrientes incluyen las proteínas, los carbohidratos, las grasas, el agua, las vitaminas y los minerales.

Como profesionales en nutrición recomendamos: 

• Comer diariamente frutas y vegetales.
• Preferir alimentos de granos enteros, integrales.
• Consumir carne de pollo, res, cerdo y pescado con poca grasa. Preferiblemente elimine la grasa visible antes de cocinarla.
• Consumir suficiente agua.
• Evitar los alimentos muy elaborados que contengan grandes cantidades de azúcar, harina y grasas.
• Establecer un horario de comidas y evitar estar picando.
• Utilizar el hervido, asado, estofado y al vapor en lugar del freído como métodos de cocción.
• Preferir productos lácteos bajos en grasa.
• Preferir el consumo de frijoles, garbanzos y lentejas.
• Mantenerse activo.

Una buena alimentación es una conducta que se aprende, es un hábito producto de la constancia. Los padres deben dar ejemplo de alimentación saludable y equilibrada. Así como se educa a los hijos en aspectos como la cortesía, el respeto a los mayores, la solidaridad y otros valores, de igual forma es importante enseñar a alimentarse adecuadamente.

La obesidad es una enfermedad, un problema de salud y como prevención debemos trabajar en dos pilares concretos: una dieta equilibrada y el ejercicio físico. Si en nuestra familia tenemos alguna persona con problemas de obesidad, nunca improvise, no copie el tratamiento de otra persona ni se deje llevar por mitos o creencias. Lo recomendable es consultar con un especialista en nutrición para su abordaje.

Si comemos bien hoy, el cuerpo nos lo agradecerá mañana.

 

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR