Jueves 27 de Junio, 2019

Una Navidad diferente

19 de noviembre, 2018

Delia E. Villalobos Álvarez

[email protected]

Les cuento que, por esas bendiciones que recibo de Dios, me encuentro con frecuencia con el grupo de mamás y papás de sacerdotes, ya ustedes han tenido noticias de ellos por este mismo medio, pues nunca me canso de insistir que son parte importante del encanto por la vida que no dejamos de experimentar.

Lea: Tiempo con realización

En esta ocasión el escenario fue Alfa y Omega en el norte de mi bella Heredia, un lugar de verde naturaleza e instalaciones sencillas que sirvió como anillo al dedo, para sentir y recordar que, a la vuelta de la esquina, encontraremos el Adviento y poquito después, la Navidad.

Dos hermosos tiempos que en el calendario católico representan la preparación que hacemos como personas y como pueblo, para la venida y el nacimiento del Señor.

Aprovechando la ocasión, nos juntamos a reflexionar con más de 80 hombres y mujeres, personas adultas mayores y algunos sacerdotes que organizados en subgrupos conversaron sobre lo que les gusta y disgusta de la Navidad, pero además, sobre lo que quisieran cambiar, lo que los entristece, lo que quisieran recibir en este tiempo maravilloso que ocupó su atención.

Con gran atención y con deseos de expresar lo que sienten y quieren cambiar, se concentraron y describieron con claridad asombrosa que les entristece la “dolorosa comercialización y la pérdida de sentido con que muchos asocian la Navidad, dejando de lado el verdadero sentido de celebrar el nacimiento de Jesús y, con este increíble acontecimiento, regalar amor, afecto, paz, abrazos, visitas y aquellas cosas que no generen deudas, dolores de cabeza ni estrés”.

Este fenómeno de la sociedad consumista les hace temer las tentaciones que llevan a muchas personas a pensar y a desear solamente regalos hermosos que los llevan a dejar atrás valores que siempre deben permanecer la solidaridad, compartir con seres queridos, y con aquellos que carecen de todo.

Desean también que sus familias compartan lo mucho o poco que tienen, el amor que construyeron y que las personas adultas mayores tengan un papel protagónico y que, bajo ninguna circunstancia, se pierda el trato humano que se merecen.

La Navidad requiere que las personas adultas mayores se ocupen de su salud, cuidarse es la clave y entender que el alcoholismo y otras enfermedades no transmisibles se agravan por el abuso y hacer caso omiso de las indicaciones médicas.

Recordaron una y otra vez que recibir regalos es agradable, bonito, pero los mejores, los que realmente quieren son: Amor, paz, salud, tolerancia, un tiempo de Navidad que dure todo el año.

Las personas adultas mayores que conforman este grupo, cargadas de sabiduría, con mucho encanto por la vida, se aferran a disfrutar este tiempo de encuentros, abrazos y buenos deseos; de manera sencilla, con humildad, con raudales de afecto, con verdadero y auténtico sentido, en familia, sin separaciones ni discusiones, con el perdón ofreciendo la bienvenida, encontrando acuerdos, con el deleite y el gozo que depara encontrarse con todos para compartir tanto que llevan como preciado tesoro.

No son necesarios los regalos materiales, solo llegue para recibir y disfrutar la fiesta a la que todos estamos invitados: el nacimiento de Jesús y el encuentro con tantos que amamos.

Solo así usted y yo podremos vivir más y vivir mejor.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

la juntista (21/11/2018)

Esta señora sigue hablando y publicando cosas de las que nunca puso en práctica y lejos de eso viene a tratar de engañarse ella misma. De verdad que en la la última institución pública donde estuvo se va a disfrutar una navidad diferente, gracias a Dios ya no va a estar. Se acabó la soberbia, la falta de humildad y el engaño de quien ahora quiere aparecer ante los costarricenses como una santulona. Escriba de su tráfico de influencias al colocar un paciente de su esposo, del pago de más de ₡ 100 millones a una empresa que nunca puso ni un clavo en la obra que se le contrató y de muchas situaciones más de despilfarro que incurrió. Deje de engañar señora .