Domingo 15 de Setiembre, 2019
Andres Rojas 12 de diciembre, 2018 | 04:17 PM

Los Lara operaban al estilo Pablo Escobar (VIDEO)

Hacían labor social para contentar vecinos.

Una narcoestructura desarticulada, compuesta por los hermanos Julio, Juan y Andrés Lara, brindaba constante mantenimiento en Sagrada Familia y realizaban labores sociales que normalmente son trabajo de la municipalidad, una modalidad, que al mejor estilo de Pablo Escobar, mantenía a un grupo de vecinos contentos.

A pesar de ser tremendamente violentos, los Lara operaban con relativa tranquilidad en el cantón josefino y poco a poco, a base de dinero, se fueron adueñando de tierras y vivir una vida de lujos.

Los hermanos, junto a otras 14 personas conformaban la violenta estructura en donde también tenían amenazados a los vecinos a quienes les ofrecían cantidades bajas de dinero para que abandonaran sus hogares, o serían víctimas de algún delito.

“Tenemos entendido que los detenidos eran muy violentos y tenían amedrentados a los vecinos, a quienes incluso sacaban del territorio a base de amenazas. Esta organización tenía dominios en Hatillo, Sagrada Familia, San Sebastián, Jacó y Santa Ana. Jacó es una zona donde los clientes eran turistas y las ventas se duplicaban”, manifestó Osvaldo Ramírez, jefe de la Sección de Crimen Organizado.

Ramírez indicó que tanto era el poder de los hermanos, que gozaban de lujos y una gran cantidad de automóviles.

“Contaba con una vivienda bastante onerosa, no tenía vehículos lujosos, pero sí contaba con una buena flotilla, podría manejar unos 15 para realizar las actividades ilícitas”, indicó.

NAVIDAD 

Lo que más ha llamado la atención de los agentes judiciales es la labor comunal que los Lara realizaban en la zona, ya que, de ser un lugar problemático con incidencia delictiva y lleno de ruinas, se transformó en un barrio colorido y remozado, en constante mantenimiento de las zonas verdes y hasta en las aceras de la barriada habían puesto adoquines.

La labor social de la narcoorganización llegó a tal punto que adornaron los postes y tendido eléctrico de colores navideños, con muchas luces y pastoras, en las aceras también procedieron con la decoración.

“Ellos tienen identificadas sus viviendas, las cuales controlan y se encargan del ornato y del mantenimiento del barrio, ejercían actividades de vigilancia para que no ocurrieran eventos violentos y de alguna manera se convirtieron en un grupo paralelo que sustituía las funciones estatales y municipales”, indicó Walter Espinoza, director del OIJ.

Lea: Funcionaria de banco daba información a secuestradores (VIDEO)

ALLANAMIENTO

Este martes unos 300 agentes judiciales allanaron un sector de la barriada de Sagrada Familia.

En la operación lograron detener a 17 personas, entre ellas los hermanos Julio, Juan y Andrés Lara, líderes de una narcoestructura que ha actuado durante muchos años en dicha zona ubicada al sur de la capital.

Según el OIJ, este grupo tenía buen ambiente en el barrio, debido a que se encargaban de abastecer necesidades básicas para tener a los vecinos de su lado, prácticamente haciendo labores que le corresponden a una municipalidad.

En el lugar se logró decomisar más de un kilo de cocaína, ketamina y marihuana, además se incautó un fusil AR-15 que estaba en el cuarto de un menor de edad, 9 armas de fuego entre 9 mm y revólveres, además de municiones; a lo que se agrega una importante suma de dinero en efectivo.

Los judiciales indicaron que en la intervención se realizaron 25 allanamientos y se localizaron 35 casas.

Anteriormente, gracias a la misma investigación se había logrado la captura de 15 elementos pertenecientes a esta organización, quienes, según las autoridades, actuaban como un minicartel.


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

L (18/12/2018)

Cuando entenderán este tipo de personas "vagas" que quieren ganarse la vida fácilmente o por el camino contrario al del bien; que no estudiaron o se hicieron de un machete o canasto para coger café, que la vida que les ofrece ese tipo de negocios mal habidos, solo les dejará ruinas y miseria, no solo a ellos, sino a sus hijos y los hijos de sus hijos, hasta la tercera o cuarta generación. Creen que el maligno los amparara en la hora de sus sufrimientos, más bien más rápido los arrastrará a ese abismo de miseria que tiene preparado para recibirlos, junto a sus legiones de demonios. Tormento y oscuridad les espera, sino renuncian de corazón a sus caminos torcidos. Solo Jesús los puede rescatar, pero quizás es como echarle serenatas a una "yegua" decía mi abuelo.

Juanito Mora (12/12/2018)

A todos estos malditos hay que matarlos, es la única solución al problema, nunca dejarán de hacer diabluras. Costa Rica necesita la pena de muerte.