Miércoles 17 de Julio, 2019

Atrévase a dejar una huella

15 de diciembre, 2018

Paula García

[email protected]

¿Alguna vez ha prestado atención a sus huellas digitales? Sabe cómo y cuándo se formaron? Sabe la razón de por qué no existen dos personas con las mismas huellas digitales? Cuando me contaron la génesis de nuestras huellas digitales no pude evitar sentirme emocionada.

Lea: El problema de la deshumanización

Resulta que cuando un bebé es engendrado, su casa durante las siguientes 39 a 40 semanas será el vientre de su madre biológica, el saco en el que habita le proporciona todo lo que necesita para vivir.

Al inicio es chiquitito y baila gustoso en la pancita de su mamá, pero conforme va creciendo el espacio se le va reduciendo, eso lo hace explorar, patear, empujar y divertirse buscando posturas variadas que muchas veces emocionan a las familias que los esperan.

Para las últimas semanas se sentirá tan justito que muchas veces se logra ver como sobre sale una manita que hace que la madre se asuste o se enternezca de alegría y deseo de conocerle.

Para el final del proceso de gestación el resultado será un bebé que trae consigo significantes, expectativas, sueños y esperanzas sostenidas por el entorno familiar y social en el que nació, y ese bebé crecerá y cumplirá con lo que surja en su camino portando un juego de huellas dactilares que le recordarán que es un ser humano único.

Pero ¿de dónde provienen esas huellas digitales? Simple, las huellas de ese bebé, las suyas y las de cada persona son la marca de su recorrido en el vientre de su madre, hablan de una parte de la historia que tuvo que recorrer solo, pues aunque fueran gemelos o trillizos cada quién eligió su propia ruta.

Eso me hace reflexionar al respecto, pues cada uno desde el momento de la concepción tiene una marca original en lo físico y con el paso del tiempo desarrollamos experiencias, historias y recuerdos que se terminan convirtiendo en nuestra marca o esencia personal, eso que nos hace ser quienes somos es nuestra huella digital pero en el plano emocional.

Somos un conjunto de emociones, sensaciones y percepciones, eso nos hace únicos, el problema es que la sociedad insiste en estandarizarnos, la tecnología nos invita a hacer lo que todos quieren, a seguir a las masas, a pensar igual, a no cuestionar, a no discutir, a tener miedo, a pensar diferente.

Y eso borra nuestra huella, eso nos aleja de nosotros mismos, de nuestra verdadera capacidad de aportar algo al entorno o de encontrar un propósito que nos llene y nos haga sentirnos plenos. Muchas veces la razón de las depresiones, los ataques de ansiedad, el consumo excesivo de alimentos, alcohol o drogas se puede relacionar justamente con ese borramiento o desconocimiento de la huella digital emocional.

No tenga miedo a mostrar su verdadero yo, a ser auténtico, no tema a quitarse las máscaras, quien le quiera le respetará sus pareceres aunque no los comparta. Su camino por la vida al igual que en el vientre solo se da una vez en nuestra historia, razón por la cual tenemos la responsabilidad de dejar una huella sentida en aquellos que nos rodean.

Nadie dijo que el camino por la vida es sencillo o que siempre es hermoso, porque la vida mejor disfrutada no es la de menos problemas sino la de mejores actitudes. Eso no significa que no pueda tener días difíciles pero son eso solo días no la totalidad de su historia.

Atrévase a marcar y dejar su huella digital emocional en su paso por el mundo y tenga la plena certeza que eso le traerá paz, confianza y equilibrio.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR