Lunes 24 de Junio, 2019

Espejo en año nuevo

Los ticos ya no somos tan impuntuales, ahora nos ven más corruptos.

28 de diciembre, 2018

Fabio Vega

[email protected]

Así nos perciben 1.096 costarricenses, mayores de 18 años y más, en nuestra vida cotidiana, encuestados por estudiantes de tercer año en el curso de Diseño de Encuestas por Muestreo de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, tras una consulta cara a cara.

Lea: ¿Y qué hacemos con Epsy?

El trabajo realizado incluyó la revisión bibliográfica de cada tema asignado, el planteamiento de los objetivos, desarrollo de los temas a investigar, confección de los módulos de preguntas, pruebas del cuestionario, entrevistas en el campo, codificación, digitación, tabulación, análisis y presentación de un informe escrito y oral.

La corrupción, ese abuso de poder político afincado en diversos rincones de la vida pública institucional, carcome en todos los niveles a una sociedad expuesta al aprovechamiento de ciertos funcionarios, que abusan del poder político o de sus funciones para obtener ventajas ilícitas.

La corrupción política, como se le conoce a este tipo de maña, refleja en el tico el malestar de lo que acontece en nuestro país, con una clase gobernante puesta por el pueblo, que hace en ciertos casos de ese aprovechamiento, una práctica común.

De ahí que el descontento, en cuanto a estos atributos, de cómo nos perciben a lo interno, sea negativo y mayor a la impuntualidad, sello de identidad y de mala educación, tanto dentro y fuera del territorio. La investigación muestra que además de corruptos, somos burlistas, una cualidad en crecimiento con la "joda" y el "choteo", otro fierro de nuestra imagen interna. Sobra ver los memes o chistes, infaltables en la red social o mesa de reunión. ¡Que lo diga Charly!

Ser alegres y sociables es lo positivo de estas valoraciones en la realidad cotidiana nacional. Siempre los ticos tenemos un motivo o excusa para celebrar con un “cuatro plumas” en mano, pasitos de “swing” criollo o un arroz con pollo o cumpleaños familiar con piñata incluida.

Alegres, sociables, burlistas y corruptos, ese es el espejo reflejado en el cara a cara con los futuros profesionales en estadística... muy feo. Sin embargo, nos vanagloriamos de cómo nos miran desde afuera, rescatándose en el estudio los destinos turísticos y el sistema educativo imperante en la nación.

Lo esencial de ser un país verde que mueve la oferta turística, hoy empañada por varios asesinatos, en detrimento de esa imagen país; a lo que se suma el tener más estudiantes que soldados, aún fortalecen a Costa Rica en el mundo. Limpiemos ese espejo cuidando nuestra cara positiva exterior y lavándonosla a lo interno. Feliz año nuevo.

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR