Jueves 18 de Abril, 2019

León sale vivo de la Cueva

Rodrigo Murillo / Helbert Arley10 de febrero, 2019 | 12:51 PM

Lo que parecía una victoria cantada para el Saprissa, hasta goleada esperaban los aficionados, resultó ser un enorme 0-0 en el clásico nacional.

Alajuelense soportó el vendaval de la primera mitad y en el segundo tiempo pudo haber salido con la victoria. Saprissa fue claro dominador en el primer periodo, pero fue perdiendo potencia a medida que avanzaba la segunda mitad.

Al final un empate que le sabe bien a la Liga, no así al Monstruo.

Lea: Real Madrid se siente "favorito" ante el Ajax

BARATÍSIMO LE SALIÓ AL LEÓN

El primer periodo del clásico tuvo al León corriendo detrás del Monstruo, que durmió la pelota en sus pies.

El dominio del equipo de Walter Centeno fue absoluto, saliendo desde su propia portería con el cuero dominado. De esa forma eclipsó a un cuadro rojinegro que le dio libertad en el primer cuarto de cancha al rival para que jugara a placer.

Michael Barrantes fue el hombre pensante de la “S”, ubicado en la zaga central, fue el que acomodó a sus compañeros y ponía a jugar a los medios, ahí aparecían Marvin Angulo y Mariano Torres, más Johan Venegas y Cristian Bolaños que estaban abiertos.

Saprissa estiraba la cancha y la achicaba a su antojo, mientras que los alajuelenses solo hacían la sombra al marcar.

El cambio constante de puestos que ordenó Centeno desubicó a los erizos. Los laterales morados jugaron totalmente adelantados cuando el equipo tenía posesión de pelota. En ese instante cuando los medios se pegaban a la cancha, los laterales también iban al centro para evitar dejar espacios libres y los extremos se adelantaban para romper la línea de zagueros que implementó Alajuelense.

Marvin Angulo al minuto 14 dentro del área sacó un remate-centro cruzado con el que no pudo hacer contacto Castillo. Fue la primera opción clara a gol de los morados.

Al 18’ fue Johan Venegas quien lo intentó con un remate. Para entonces Saprissa era amo absoluto del control del juego y se adueñó de la pelota.

Mientras que el mismo Angulo al 27 estrelló la redonda en el travesaño.

Por más que buscó el gol las “S” no lo encontró y se tuvo que conformar con el empate para irse a las duchas.

NOCHE AMARGA PARA ROJAS

El jalón de orejas en los vestuarios le surtió efecto a la Liga, porque salió con otra actitud a la cancha y niveló las acciones.

La vocación ofensiva que adoptó la visita contribuyó al espectáculo, porque se tuvo un clásico abierto, con posibilidades en las dos porterías.

Los manudos tuvieron para silenciar la Cueva en tres oportunidades clarísimas en los pies de Roger Rojas. Al hondureño lo amargó en dos oportunidades el portero Aaron Cruz, y luego quedó solo para anotar, pero le puso mal el taco a la redonda y se perdió un gol cantado.

Fue una mala noche para el conocido “Ro-Ro”, que pudo hacerse grande, pero terminó como el villano.

Los dos entrenadores movieron su ajedrez, pero el gol, que es el táctico del fútbol, nunca apareció.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR