Sábado 20 de Abril, 2019

90% de producción arrocera en riesgo por sequía

Piden ajustar fechas de siembra para reducir impacto
María Siu Lanzas12 de febrero, 2019 | 06:04 AM

Una fuerte sequía amenaza las zonas donde se genera el 90% de la producción arrocera nacional, debido al fenómeno de El Niño, previsto a ingresar en el litoral del Pacífico costarricense.

Lea: Familia busca adolescente desaparecida

Ahí se ubican las regiones Brunca, Pacífico Central y Chorotega, donde se concentra la siembra del grano de mayor consumo en la mesa de los costarricenses.

Una eventual sequía causaría efecto en la interrupción del control de malezas, plagas, enfermedades y fertilización, con una disminución en los rendimientos y la calidad productiva, suspensión en el proceso de siembra, pérdida del cultivo germinado, baja en el caudal en los canales de riego, erosión en el suelo, y desequilibrio económico por endeudamiento crediticio.

Frente a este escenario, la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz) ajustó algunas fechas de siembra y capacita a productores sobre perspectivas del clima en las regiones y el programa de aseguramiento agrícola.

En coordinación con el Instituto Nacional de Seguros (INS), presentó una propuesta de ajuste de fechas de siembra acorde con las condiciones del programa de aseguramiento agrícola, previsto en su aplicación en las regiones donde golpearía la sequía causada por el evento climático.

Eduardo Rojas, presidente de Conarroz, anunció el inicio de una campaña de avanzada informativa en las distintas zonas cultivadoras del grano, con una variedad de charlas sobre las tendencias del clima en las zonas arroceras; aseguramiento y cálculo en la siniestralidad; y nuevas fechas asignadas para el periodo de siembra.

“Comenzamos en la Chorotega, seguimos en la Brunca y continuaremos en la Huetar Norte, Pacífico Central y Huetar Atlántica. El INS nos alertó sobre sitios considerados de alto, mediano y bajo riesgo, que es conveniente que los productores los conozcan”, comentó el jerarca arrocero.

Entre las acciones climáticas, se contempla también la adaptación del sector a los efectos en las alteraciones en el patrón de las precipitaciones, tendientes a presentarse en los meses venideros, al preverse un periodo seco con menos lluvias e intensos vientos, y un aumento en las temperaturas. Asimismo, un manejo adecuado del suelo y densidad de siembra, junto con selección de variedad y calidad de la semilla a sembrar, entre otras medidas.

Rojas explicó que la finalidad, con estas primeras acciones a cargo de la Dirección de Investigación, consiste en encaminar al sector arrocero nacional hacia la implementación de medidas de adaptación, mitigación y resiliencia, a través de un modelo de producción sostenible.

“Por la situación que se avecina, debemos optimizar la producción y rentabilidad del cultivo de arroz, a través de la aplicación de mejoras en asistencia técnica y en la propuesta de nuevos proyectos de infraestructura para el aprovechamiento y uso eficiente del agua en las regiones arroceras”, externó Rojas.

La disminución de las lluvias durante el invierno afecta directa y considerablemente los cultivos de arroz en secano, propiedad de productores que representan un 70% de la población dedica a la actividad arrocera bajo este sistema dependiente de las lluvias.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR