Viernes 03 de Abril, 2020

¿Qué es el autosabotaje y cómo enfrentarlo?

23 de marzo, 2019

Paula García

[email protected]

Es posible que haya oído hablar del autosabotaje dentro de la jerga popular, pero, ¿qué es?, ¿qué tan seguido le ocurre? y ¿cómo lidiar con él?, son algunos puntos a tomar en consideración.

Lea: Lo que se necesita para ser libre

El autosabotaje aparece con más frecuencia de lo que nos damos cuenta. Se trata de acciones, pensamientos o creencias que provienen de lo inconsciente con el fin de protegernos del dolor, desprecio o del fracaso a fin de mantenernos seguros en nuestra zona de confort, así esta sea tóxica, incómoda o dolorosa, pero al menos es conocida.

Haciendo la lectura desde la Terapia Gestalt, el autosabotaje podría comenzar con lo que llamamos introyectos, que suelen ser mandatos o “deberías” que provienen del entorno y nos fueron dados por personas significativas en algún momento de nuestra vida y aquel mandato dolió tanto psíquicamente que lo asumimos como propio, tragándonos la idea como si fuera real y haciendo que en muchas ocasiones estas creencias, ideas o acciones se conviertan en profecías autocumplidoras o en obstáculos que nos ponemos a nosotros mismos para poder surgir y mejorar nuestra calidad y estilo de vida.

Pensamientos como “eso no va a ser posible, es muy complicado para mí”, “seré verdaderamente capaz de hacer esto o aquello”, “estoy soñando mucho, tengo que ubicarme”, “en este momento no puedo hacer esto o lo otro porque no tengo…” al final todas estas frases son automanipulaciones que aprendimos a decirnos para no ir más allá.

No se trata de juzgar a quien nos marcó sino de asumir la responsabilidad de lo que implica el reto de ver difícil o lejos de alcanzar lo que sea que usted quiera alcanzar. Es probable que si se detiene a analizar qué tan seguido se pone estas trampas lo más seguro las hace con más frecuencia de lo que quisiera.

Las causas del autosabotaje provienen de cosas pequeñas pero dolorosas como alguna persona importante en su vida que lo traicionó haciéndole creer que en el fracaso de esa relación usted era el responsable total, alguien que en su infancia le robó los sueños bajando su autoestima o cortando su capacidad creativa.

El problema con el autosabotaje es que cuesta ubicarlo porque por lo general no afecta la totalidad de la persona, puede que sea una persona luchadora y exitosa en un plano y que se estanque y se subestime en otro y esto se debe a que en el plano en el que se ha estancado es porque por un lado no reconoce este pensamiento que boicotea sus sueños y capacidades o sabe que esos pensamientos aparecen y los asume como ciertos, pero porque en realidad es muy difícil aceptar que cada vez que estamos estancados solo hay dos caminos, quedarnos ahí o avanzar y seguir caminando.

Eso implicaría asumir la cuota de dolor de salir de la zona segura, nos lleva a hacerse responsable de lo que se siente y de asumir el temor, la angustia y la sensación de incertidumbre y descontrol que muchas veces generan los cambios.

Dejar las cosas a medio palo, postergar proyectos, sueños o cambios sin razón aparente, sentir que pone excusas o caer en cuenta que se engaña o que según usted es muy obsesivo o quisquilloso para terminar las cosas o tener la creencia que no hay otra persona que pueda hacer tan bien su trabajo o un proyecto y justificarse desde ahí para no avanzar e incluso echar la culpa a sus dificultades o a personas externas, atribuyéndoles así su propia responsabilidad, son formas de autosabotearse.

¿Cómo resolverlo?, es un reto personal pues no depende de otra persona más que de usted mismo localizar en qué momento de su historia decidió de manera inconsciente quedarse pegado en ese plano de su vida ya sea laboral, de pareja, algún proyecto personal entre otros. Luego haga conscientes sus profecías autocumplidoras” no puedo”, “eso no lo voy a lograr”, “tal cosa no es para mí”.

Fíjese de dónde provienen, quién se las dijo, si fue algo qué le hicieron creer de niño o viene ligado a un fracaso de su pasado. Acepte que esto ocurrió como parte de su aprendizaje de vida y pague la cuota de dolor que implica decir “no más”, “me merezco y voy a luchar por esto que quiero, aunque eso implique una lucha interna y personal”.

Anímese, no va a ser sencillo, pero sí se puede y los resultados pueden ayudarlo a cambiar y mejorar su estilo de vida actual.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR