Miércoles 15 de Julio, 2020

Candidaturas a puestos de elección popular: un espejo de los partidos que las impulsan

28 de marzo, 2019

Sergio Araya Alvarado / Politólogo

[email protected]

El 2 de febrero de 2020, aproximadamente 6.100 puestos de elección popular serán escogidos mediante el sufragio universal, directo y secreto del electorado costarricense que atienda la convocatoria efectuada por el Tribunal Supremo de Elecciones cuatro meses antes.

Antes, el día 18 de octubre de 2019 vence el plazo para que los partidos políticos intervinientes en el proceso, sea en forma individual o  en coalición, presenten sus listas de candidaturas a tales cargos.

Si la fecha en que las urnas están habilitadas para recibir el voto ciudadano es el culmen del proceso, el llamado “Día D”; no menos relevante es la fecha antes indicada, toda vez que a partir de la misma, se tendrá claro el panorama en torno a las identidades de quienes aspirarán a ganarse la confianza y el apoyo electoral de la población, durante el lapso de duración de la campaña.

El día 18 de octubre es determinante  para uno de los actores protagonistas del proceso electoral, como lo  son los partidos políticos. Es, por así decirlo, su “Día D”.

En ese momento concluye un proceso interno, de alta intensidad, dinamismo y con elevados niveles de conflictividad y tensión, muchas veces más fuertes y encarnizados que los reproducidos en la contienda sostenida con otras fuerzas políticas.

Las personas finalmente inscritas ante el organismo electoral en representación de cada partido o de varios coyunturalmente unidos por un objetivo electoral específico, son más que los representantes de aquellos ante el electorado en sus respectivas comunidades. Expresan, sin proponérselo en forma explícita, lógicas de poder configuradoras de modelos organizacionales con identidad propia. Son la cara visible de un ADN partidista definido e insumo de estudios comparados del sistema de partidos políticos vigente, aún por desarrollar.

De lo anterior se colige la existencia de diversas formas y mecanismos de selección de aspirantes que, paradójicamente solo tendrán en común, haber sido inscritos como tales ante la Dirección General del Registro Electoral y Financiamiento de Partidos Políticos del Tribunal Supremo de Elecciones.

A partir de ahí, su origen y recorrido para llegar a ese punto marcarán profundas diferencias generadas por las características propias de cada partido, al amparo de la norma legal que faculta su autonomía organizativa.

Algunas candidaturas tendrán una génesis más temprana que otras. Probablemente concebidas cuatro años antes o como parte de una negociación vinculada a un proceso electoral aparte. En oposición, algunas cuajarán en el último momento, pudiendo ser la última parada de un largo peregrinar que abarcó varios partidos políticos anteriores.

Algunas aspiraciones inscritas serán el resultado de una fuerte inversión económica de quien la asume, o de quienes la promovieron; por el contrario, otras serán más bien la potencial llave de acceso a réditos financieros vinculados en forma directa y proporcional, a su capacidad de movilización de votantes.

Unas candidaturas significarán el fin de una larga trayectoria en los sinuosos caminos del quehacer político  y partidista; para otros implicará el despegue de lo que se espera, devenga en una promisoria carrera política.

Algunas ejemplificarán la disrupción enarbolada  como su principal signo distintivo por el partido que las cobija, mediante lo cual procuran adquirir legitimidad más allá de la frontera partidaria, especialmente enfocados en sectores con un perfil afín; en tanto otras serán la consolidación del status quo imperante al interior de la organización de las que emanan, deviniendo en su fuente de credibilidad ante grupos de poder hegemónicos de la sociedad.

Algunas mostrarán la sintonía con grupos puntuales del cuerpo social; otras pretenderán privilegiar la visión pluralista e inclusiva inserta en su visión doctrina o a nivel de su discurso político.

Unas candidaturas serán fruto de procesos caracterizados por su transparencia, más o menos intensa; en cambio, otras surgirán en medio de la opacidad y el secretismo.

Algunas aspiraciones son expresión reflejo de la dimensión comunal presente en este tipo de comicios municipales; otras son referente del sistema de partidos tradicional.

En términos generales cada candidatura y, concretamente, la forma en que se definió, reflejan la genuina visión conceptual del partido al que representa en torno a aspectos esenciales como son: democracia, sociedad, Estado, desarrollo; así como la prioridad dada a determinados valores,  principios y contenidos programáticos, por encima o en detrimento de otros o bien a la forma de entender y ejercitar el liderazgo político.

Para quien está del otro lado de la barrera, asumiendo el rol de elector, esta etapa de la dinámica electoral suele resultarle desconocida, indiferente o incluso repulsiva; empero no por lo anterior, ajena a su vida inmediata. La forma en que el candidato inscrito llegó a dicha posición, determinará su accionar en el proceso electoral y delineará su comportamiento en el ejercicio del mandato popular recibido, en caso de que llegare a contar con el respaldo ciudadano requerido.

Es por lo anterior que estos denominados procesos internos de los partidos o de las coaliciones son de interés público y merecen ser monitoreados por la ciudadanía, sea de manera directa o a través de una oportuna y rigurosa mediación de los medios de comunicación de masas y convertirse en un elemento a considerar al momento de construir la decisión del voto.

El desafío supone el reconocimiento social de que los procesos electorales van más allá de los plazos formalmente contemplados en el ordenamiento jurídico y que el carácter de interés público de los partidos políticos, en tanto vehículos a través de los cuales se accede a la conducción del poder político formal, tiene que vivenciarse en todo momento y espacio.

En definitiva que la actividad política es permanente e involucra a la sociedad en su conjunto.

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR