Miércoles 26 de Junio, 2019

57 años cárcel para asesino de policía

Hecho ocurrió en Sarapiquí durante 2017
Alejandro Monge13 de abril, 2019 | 12:18 PM

Treinta minutos que se hicieron eternos para los imputados fue lo que duró el por tanto del juicio por el homicidio a balazos de un oficial de Fuerza Pública.

Lea: Muere tras chocar con camión en Cartago

Por el crimen le metieron 57 años cárcel al colombiano Camilo Arocha Agudelo, conocido como Alexander Piamba Muñoz.

En total eran cuatro los imputados en este caso que ocurrió en junio de 2017 en Finca Guayacán de Sarapiquí, cuando Piamba, Juan Carlos Salas Oviedo y Jonathan Vargas Aymerich se vistieron de policías e intervinieron a un camionero identificado como Jairold Guevara.

El hombre transportaba palmito en el vehículo, lo amarraron, le taparon la cabeza con una cobija y lo amenazaron todo el tiempo con un arma de fuego hasta que apareció la Fuerza Pública.

Fue en ese momento cuando Piamba salió corriendo y el oficial Federico Borbón Huertas le dio persecución, pero Piamba lo abatió de cuatro balazos y una vez que estuvo en el suelo, se acercó, le dio el tiro de gracia en la cabeza.

Los sujetos reaccionaron violentamente para que no les descubrieran el cargamento de 800 kilos de cocaína que iban a montar en el camión para transportarlos a otro sitio.

“Nótese la motivación que tuvo el señor Arocha Agudelo (Piamba) de darle muerte a un señor policía con el fin de evitar el descubrimiento del tipo de droga y así buscar inmunidad en sus acciones ilícitas. Su accionar demuestra menosprecio a la vida humana”, apuntó la jueza Virginia Valverde.

Por tal razón el juez José Pablo Camareno dictó la máxima sentencia de 35 años de prisión por el homicidio calificado, además 8 por robo agravado, 4 por privación de libertad, 10 por posesión, transporte y almacenamiento de droga, lo cual suma 57 que deben readecuarse a 50 por vía constitucional.

“Los argumentos que el encartado (Piamba) rindió el día de su declaración son respetables, pero no resultaron de recibo para el tribunal porque tenían una serie de inconsistencias importantes sobre la dinámica, la forma y respecto a lo que se puede apreciar en las autopsias del ofendido”, explicó el juez.

Simultáneamente Juan Carlos Salas Oviedo y Jonathan Vargas Aymerich fueron condenados por robo agravado a 8 años de prisión, 4 por privación de libertad, 10 por posesión, transporte y almacenamiento de droga, para un total de 22.

Los tres seguirán en prisión preventiva por ocho meses mientras la sentencia toma fuerza.

Leonel Hernández, defensor de Piamba, afirmó que trabajarán en la apelación de la sentencia pues afirma que su representado actuó en defensa propia, niega su vinculación con la cocaína y el robo agravado.

“Este tribunal justifica que la Fuerza Pública puede volarle plomo a cualquier ciudadano y el ciudadano no se puede defender, o sea que lo correcto hubiera sido que el policía matara al imputado y no que el imputado, en legítima defensa, haya matado al policía”, comentó.

El cuarto imputado era Huberth Herrera Siles, quien fue absuelto por los jueces y quedó en libertad.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR