Miércoles 21 de Agosto, 2019

¡Los invito a bailar!

15 de abril, 2019

Delia E. Villalobos Álvarez

[email protected]

A muchas personas les gusta bailar, encontrarse con su cuerpo, reunirse con otros, expresar sentimientos y emociones, soltar tanto que llevan atado y roba la tranquilidad añorada, dejar tendidas las enfermedades, preocupaciones, dolores y retos que intentan zozobrar cada día.

Lea: Saque la ansiedad de su camino

Por eso los invito a codearse con la pista, a disfrutar de esos momentos maravillosos que combinan movimientos, risas, semblantes, ritmos, memorias, mohines, gesticulaciones y mucho más.

Bailar es una de esas oportunidades que llega para desconectarnos y olvidar lo que arrebata paz, gozo, bienestar y se constituye, en ese bálsamo de estar a gusto y muy bien, que Bisquerra describe como fluir, ese quimérico estado que hace fomentar el embrujo por la vida.

Eso sí, teniendo presente que el baile, al igual que cualquier otra oportunidad que se pone a disposición de personas adultas mayores, debe ser escogida por ellas y debe generar un gran significado y deleite.

Es inaudito que los especialistas retraten el baile como una de las formas más divertidas y gustadas de poner el cuerpo y la mente en movimiento, pero con agregados que implican bienestar emocional: vestirse para la ocasión, salir de la rutina, arreglarse, encontrarse con amigos, familiares y hasta desconocidos, cambiar estados de ánimo y más de lo imaginado.

Según el Instituto de Religiosas de San José de Gerona, el baile representa múltiples beneficios para las personas adultas mayores:
Mejora la autoestima que es básica para mantener salud mental, disminuye el estrés, la depresión, la timidez, la soledad y mejora el estado de ánimo.

“En personas que sufren artritis, la enfermedad de Parkinson o Alzheimer, parece que el baile les ayuda a estimular las capacidades físicas y psíquicas”.
Otros beneficios según Vázquez son los movimientos repetitivos que provoca esta terapia y con estos, fortalece las piernas, caderas, músculos, brazos, al tiempo que mejora resistencia, flexibilidad, equilibrio y coordinación por lo que se reconoce como antídoto contra las caídas.

Además, mejora articulaciones, regula peso corporal, aumenta energía, forma física y circulación sanguínea, estimula el cerebro y la coordinación rítmica, fomenta el optimismo y la motivación.

Otros órganos como el corazón y el cerebro reciben lo suyo con este tipo de ejercicio aeróbico que no deja de sorprender por la manera de encantar a las personas adultas mayores y por armonizar el movimiento humano con la memoria para recordar y ejecutar “pasos, movimientos y canciones”, reafirma el citado autor.

Vázquez es claro al señalar que bailar demanda ropa y zapatos cómodos, seguros, cuidarse de las temperaturas extremas y cambiantes y consultar al especialista.

Por si todavía tiene dudas para bailar, le aportamos el criterio de López Trigo, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), que anotó "ejercicios aeróbicos moderados" como bailar, pasear y nadar son medidas fundamentales para la buena salud física y emocional, sobre todo para personas con problemas o riesgo de hipertensión”… .

El Departamento de Neurología de Harvard determinó que liarse con la pista tiene efectos favorables para el cerebro, describió el "doble beneficio" de bailar: “activa los circuitos motores y sensoriales del cerebro, mientras que la música estimula los centros de gratificación del principal órgano del cuerpo humano. Es por eso que las canciones nos hacen sentir bien”.

El estudio señaló, además, que la terapia de movimiento de danza “reduce el estrés, incrementa los niveles de serotonina, y ayuda a desarrollar nuevas conexiones neuronales, "especialmente en regiones vinculadas con las funciones ejecutivas, la memoria de largo plazo y el reconocimiento espacial".

No solo se trata de fluir, de pasar los mejores ratos, de hacer terapia, invertir en salud, en bienestar integral, en generar emociones saludables, en sonreír hasta más no poder, bailar es un ejercicio placentero, una medicina con magia que está a la altura del piso, es una oportunidad de vivir más y vivir mejor.

¡Los invito a bailar!



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR