Jueves 23 de Mayo, 2019

Soltar las cargas del pasado

04 de mayo, 2019

Paula García

[email protected]

Son bastante diversas las historias y condiciones de vida de cada persona, pero en su gran mayoría coinciden en que, por cualquiera que haya sido la razón, en muchos casos cargamos con momentos que nos marcaron por tener que asumir roles y responsabilidades ajenas a una edad en que, si no tomamos conciencia de ello, la factura a pagar es muy alta emocional y psicológicamente.

Lea: El arte de vivir en paz

Hubo a quienes siendo niños les tocó cargar con un papá, mamá o figura significativa que estuviera enfermo/a, ya fuera por el alcohol o las drogas, o con padecimientos crónicos o terminales, a los que les tocó criar hermanos menores, dejar el estudio para llevar comida a la casa, los que fueron víctimas de agresión intrafamiliar, los que perdieron un padre o madre muy pequeños, o a ambos, y les correspondió rodar de una casa a otra o quienes creyeron tenerlo todo menos la presencia y el amor de los papás o figuras significativas, entre muchas historias dolorosas.

Esas son solo escenas que ejemplifican etapas de la vida, durante las cuales, si bien se crece y se aprende a vivir con ellas, nos dejan en muchas ocasiones ideas equivocadas que nos hacen asumir ya de grandes roles y cargas que no son nuestras, y entonces aparecen las depresiones, las migrañas, los dolores de espalda o de estómago, porque el cuerpo, que ha sufrido en silencio esas penas, simplemente colapsa dando el aviso de que adentro hay mucho por trabajar, mucho que perdonar y mucho que soltar.

¿Trabajar qué? El manejo de las emociones, dejar de solo pensar que se es débil o frágil por sentir cansancio o dolor muscular y cuestionarse: ¿qué tanto cargo? ¿Todos mis problemas son míos o sigo haciéndome cargo de gente o problemas que no me tocan...? ¿Perdonar qué? Perdonarnos a nosotros mismos, porque si no seguimos maltratando a nuestro niño interno en lugar de decirnos a nosotros mismos: ”de niño estaba solo e hice lo que pude, pero ahora soy adulto y se vale hacerme cargo”. ¿Soltar qué? Las quejas, los autorreproches, el pasado y entender que no podemos cambiar lo que fue pero aquí y ahora, desde el presente, puedo tratar de entender qué de bueno o sano me dejó ese pasado para así construir desde su realidad actual.

No se cargue, no arrastre, déjese estar en sus emociones sin que ellas lo controlen, pero asuma sufriendo por su pasado no por lo que le hicieron, sino por el niño o jóven que no pudo ser, por a o por b, y luego de asumir ese dolor, abrace a su niño interior, dese el chance para construir desde las cenizas y verá cómo poco a poco podrá apropiarse de usted mismo, de sus sueños y proyectos actuales, por una simple razón: cuando le damos a cada quien su carga para llevarla y solo asumimos la nuestra, empezamos a encontrarnos con nosotros mismos.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Amelia delport (11/05/2019)

Las palabras no pueden expresar cómo me siento hoy, y todo eso. Gracias a Dios Todopoderoso y este hombre, el Sr. Davis, me quiso ayudó a recibir mi tan esperado préstamo de $ 50,000. Yo soy una mujer feliz por favor contacte a [email protected] para Conozca más sobre cómo puede obtener su préstamo y puede contactarme más tarde gracias AMELIA DELPORT.

Danny Lopiz (06/05/2019)

Gracias Dra.