Miércoles 17 de Julio, 2019

Discurso presidencial: una lectura entre líneas

09 de mayo, 2019

Sergio Araya Alvarado / Politólogo

[email protected]

El discurso es un vehículo de comunicación de uso frecuente, especialmente en ámbitos específicos del quehacer interpersonal, como lo es el político.

Lea: El síndico municipal

Del latín discursus, un discurso es un mensaje que se pronuncia de manera pública. Se trata de una acción comunicativa cuya finalidad es exponer o transmitir algún tipo de información y, por lo general, convencer a su destinatario.

Desde la lingüística se identifican dos tipos de discurso en función de la forma en que se transmite. A saber: oral o escrito.

Desde la filosofía, se entiende por discurso un sistema de ideas construido de manera social. Enmarcado en la dinámica de poder propia de lo político, se categorizan los distintos tipos de discurso existentes en una sociedad, durante una coyuntura histórica dada.

Por ejemplo, se alude a un discurso dominante en referencia a aquellas representaciones que son impuestas por los estamentos sociales superiores y que terminan siendo aceptadas o compartidas por la mayoría del resto del cuerpo social; alternativo, disidente o revolucionario cuando expresa los códigos y representaciones de clases sociales, autorreferenciadas como excluidas de la élite de poder y que buscan revertir tal situación, modificando la vigente estructura de poder; disruptivo e innovador cuando reproduce un sistema simbólico, cultural y social distinto al vigente desde sus bases fundacionales.

De lo anterior deviene, tal y como se indicó al inicio, que es el ámbito político donde el discurso es empleado con mayor regularidad.

En este campo se identifican expresiones diferenciadas de discurso político, a partir de su entorno, emisor y propósito.

En un tiempo electoral, quienes aspiran a obtener el apoyo popular emitirán discursos electorales; en el ejercicio del poder formal, sus operadores transmitirán discursos de corte institucional, sean oficialistas o de oposición, dependiendo del rol asumido respectivamente.

Otros actores indirectamente vinculados a la dinámica del poder formal también poseen y reproducen discursos desde su especificidad como grupos de interés o de presión.

Cada discurso comporta las características y singularidades propias de los tres elementos antes citados: entorno, emisor y propósito. Empero todos se ven atravesados por el contexto sociohistórico en el que se elaboran y transmiten.

Por ello al analizar el contenido concreto de un discurso, es decir su texto, es necesario conocer el contexto y además el pretexto, definido como el argumento o razón, real o aparente, esgrimida como justificante de las ideas expresadas en el texto.

Las referencias concretas vertidas en el texto o mensaje incluido en una pieza discursiva son seleccionadas en función del contexto determinado y en atención al pretexto que le configura.

Los discursos en consecuencia son valiosos por lo que en sí expresan, pero lo son más por lo implícitamente proyectan.

Leyendo un discurso escrito, como el vertido por el señor Presidente de la República el 2 de mayo ante las y los señores Diputados a la Asamblea Legislativa, se pueden apreciar rasgos y tendencias dominantes de la sociedad costarricense de la época actual, amén de apreciar elementos, valores y características con propensión a la hegemonía en su respectivo orden.

El discurso expresa además la visión de quien lo plantea, atinente al contexto en que actúa, así como deja entrever su interpretación de los orígenes y causas del mismo.

Desde el discurso pronunciado y difundido de manera escrita, se percibe a un Presidente convencido de que haber evitado una crisis fiscal potenciadora de un desgarramiento económico, una fractura social con efecto directo sobre la calidad y sostenibilidad del sistema político democrático imperante.

Se suma a ello una toma de conciencia del fenómeno de polarización social existente y de su riesgo como factor potenciador de una mayor crispación política a partir de la deuda histórica aún sin saldar, con los sectores sociales más vulnerables y excluidos.

El discurso refuerza su apuesta a un modelo de gestión política sustentado en la lógica de la “unidad en la diversidad”, que significa una aceptación y hasta legitimación de lo diferente, pero buscando priorizar y activar los mínimos comunes subyacentes a tales diferencias. Se entiende entonces la existencia de una identidad primigenia de la cual derivan aquellas.

Referencias cuidadosamente escogidas del significado que puede poseer una misma frase para distintos sectores que no necesariamente coinciden en creencias o visiones de mundo, sintetiza el fundamento de tal apuesta.

Se observa un Presidente conocedor de las críticas procedentes de distintos sectores; empero también reacio a darles una justa cabida y validez, a pesar de definirse asimismo como portador de la humildad y la autocrítica.

La alusión a la soledad de quien ejerce el poder, complementada con la referencia doblemente evocada momentos extremos del discurso, a que presidir, entiéndase liderar el gobierno, supone decidir y resolver, mas no necesariamente complacer, explican en sí mismas, su postura ante el grosor de los cuestionamientos recibidos.

El discurso muestra una preocupación explícita por confirmar con hechos tangibles y medibles, que la eficiencia y la efectividad, devienen en el sello distintivo de su forma de ejercicio del mandato político recibido; empero también exhibe una suerte de esperanzadora oportunidad al situarse en el primer tramo de un periodo al que aún le resta más tiempo del que ha consumido.

En aspectos puntuales, propios de lo anecdótico, pero no por ello menos significativos, devela hechos y aspectos que le son de especial atención.

Dos veces refirió a la profesión de quien es su cónyuge, sin expresamente utilizar la figura usualmente empleada en tales casos. “Primera Dama” no fue parte del menú de palabras incluidas en el mensaje y fue reemplazada por “Arquitecta”.

Un primer discurso evocador de un contexto y de una lectura del mismo de quien lo ha pronunciado.

En un año, con circunstancias cambiantes, entremezclando situaciones vigentes con hechos aún sin aparecer, servirá de marco para la emisión de un nuevo discurso que más allá de la crítica cortoplacista o con interés implícito, podrá aportar elementos de referencia para el análisis reposado de la coyuntura histórica en él expresada.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Amelia delport (11/05/2019)

Las palabras no pueden expresar cómo me siento hoy, y todo eso. Gracias a Dios Todopoderoso y este hombre, el Sr. Davis, me quiso ayudó a recibir mi tan esperado préstamo de $ 50,000. Yo soy una mujer feliz por favor contacte a [email protected] para Conozca más sobre cómo puede obtener su préstamo y puede contactarme más tarde gracias AMELIA DELPORT.