Sábado 20 de Julio, 2019

Costa Rica y la crisis de valores

13 de mayo, 2019

Luis Fernando Allen Forbes

[email protected]

Los costarricenses hemos ganado modernidad, cosmopolitismo, y diversidad, pero perdimos valores que le aportan sentido a la vida, estableciendo prioridades, límites morales y reglas de conducta.

Lea: Turrialba urge reactivar su economía

En el pasado adquiríamos en casa virtudes humanas, como la sinceridad y la obediencia, mientras la escuela suscitaba hábitos de trabajo y disciplina. Se asumía que esos hábitos eran necesarios en el proceso de  maduración personal y en la preparación para la vida.

Encantados con el materialismo, privilegiamos el tener más que el ser y el hacer, abandonamos los ideales de superación colectiva, el compromiso social, y optamos por las soluciones individuales con una creciente pérdida de lazos de integración social, confinando lo colectivo al ámbito familiar o a la parcela política.

Sin duda alguna, todos hemos contribuido de algún modo a la crisis; no somos simples espectadores de un suceso que nos es ajeno, somos protagonistas. Nadie negaría los males que ha causado el permisivismo moral, convertido después  en permisivismo educativo.

Nos desintegra una crisis moral, de un país que perdió sus valores tradicionales, la referencia a lo espiritual y que desprovista de ese soporte, sucumbe a tentadoras ofertas de confort y placer, al deseo de escalar posiciones sociales, de emular patrones de consumo de  estratos  altos.

La jerarquización de la escala de valores se ha trastocado a capricho. La verdad, la bondad y la belleza han dejado de estar en la cúspide de la escala axiológica desplazados por los valores económicos y utilitarios.

Nos enfocamos  en hacer dinero, no importa cómo, el dinero como emblema del poder, fuente de placer, confort y  estatus. Un medio para saciar expectativas de vida insostenibles, que se sitúan muy por encima de las necesidades reales, pero muy por debajo de las capacidades para generar soluciones viables.

Desde Sócrates sabemos que las virtudes no se pueden enseñar; no se transmiten como los conocimientos, por medio de la instrucción, sino que se descubren y contagian como por ósmosis, en ambientes formativos y en encuentros con personas íntegras que son modelos de identificación.

Está claro que hemos sido proclives a desvalorizar lo nuestro, mostrando una marcada tendencia a imitar modelos extranjeros, reproducir el estilo de vida de  países desarrollados sin criticidad, sin cuestionamiento alguno ni posibilidad económica de costearlo para la mayoría de los segmentos sociales, y sin hacer el requerido esfuerzo para crear las bases productivas que hagan sostenibles esas aspiraciones desbordadas.

Finalmente, Costa Rica ya no es la sociedad sobria y austera de los años 80. Hoy exhibe un estilo de vida derrochador,  un consumismo irresponsable, que gasta más de lo que puede y quiere vivir del crédito sin aumentar su capacidad productiva, abominando del trabajo y de la honestidad, de la austeridad y el sacrificio.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Mr Paul (13/05/2019)

Hola, Buscando un préstamo de consolidación de deuda, préstamo sin garantía, préstamo de negocios, préstamo hipotecario, préstamo de automóvil, préstamo estudiantil, préstamo personal, capital de riesgo ,,, etc. Soy prestamista privado, concedo préstamos a empresas y Individuos a tasa baja y tasa de interés asequible del 2%. Email para: [email protected] INFORMACION PERSONAL Tu nombre: Número de teléfono: Tu ciudad .: Tu país: Cantidad de préstamo necesaria: Duración del préstamo: Ingreso mensual: Sexo:

CHEPO (13/05/2019)

votamos por políticos SIN ESCRÚPULOS LADRONES DE CUELLO BLANCO Y SU MAFIA . NO HAY CONCIENCIA COLECTIVA