Sábado 20 de Julio, 2019

Para quererse, aceptarse y valorarse

13 de mayo, 2019

Delia E. Villalobos Álvarez

[email protected]

Los especialistas describen que las personas adultas mayores enfrentan una serie de acontecimientos que ponen a prueba hasta los más resilientes, esos que sin importar lo que les suceda exhiben fortaleza, serenidad, y son capaces de sortear problemas y convertirlos en muros que se pueden escalar para seguir adelante.

Lea: Actívese para envejecer plenamente

Se trata de personas valientes, optimistas, que cada día se despiertan agradeciendo por la naturaleza, los alimentos, las oportunidades y tanto que los hace olvidar los fracasos, tragedias, enfermedades y carencias que pone la vida para desafiarlos.

Ballestero define la vejez como "un periodo crítico de la vida, que conlleva una serie de situaciones conflictivas, como la jubilación, la pérdida de seres queridos, la marcha de los hijos, las enfermedades crónicas, la proximidad de la muerte, entre otras, y a todo ello se le suman otros eventos negativos que ocurren casi inevitablemente. Estas circunstancias críticas producirán en los adultos mayores reacciones afectivas negativas, como la depresión”.

Pero además menciona la connotada experta que por otra parte la sociedad se confabula para que no continúen aportando conocimientos y experiencias con lo que las personas adultas mayores dejan de ocupar los roles que desempeñaban y los hacían apreciados y parte del entorno y lo que sucedía.

Por esas razones la autoestima de muchas personas adultas mayores se menoscaba y puede aparecer la depresión, factor de riesgo que puede afectarla según Ysern de Arce.

La autoestima esta relacionada con la higiene y el cuidado personal, con arreglarse y cuidarse, con verse bien, con disfrutar de la comodidad, del cuidado del pelo, las uñas, el maquillaje y mucho más.

La autoestima se dibuja como una serie de valoraciones positivas que las personas logran y que las llevan a experimentar aceptación, valoración, seguridad, percepción positiva de sí mismos.

En esta conformación de la autoestima, señala Sanitas que entran en juego la manera de ser y de actuar, la influencia que tienen familiares, amistades y personas con las que nos relacionamos y además, el contexto cultural y lo que se desprende de este.

Las personas pueden construir una alta autoestima o una baja autoestima dependiendo de la conjugación de los factores señalados.

Es evidente que aquellos que van por la vida con una alta autoestima se reconocen como personas con capacidades, se expresan, señalan lo que quieren, enfrentan desafios, cambios, pérdidas, se integran a redes de apoyo y disfrutan las oportunidades.

Pero, como admiten los especialistas de Sanitas, las personas con problemas de autoestima “no logran aceptarse, no se valoran, se califican como estorbos e inservibles, experimentan cambios negativos del estado de ánimo, se muestran pesimistas y hasta se cierran a la posibilidad de recibir afecto”.

Bonet advierte que “la depresión y la baja autoestima en el adulto mayor no son una consecuencia natural del enveje- cimiento sino más bien, producto de la percepción negativa que tiene la sociedad sobre este grupo generacional”.

Envejecer no tiene que ser un proceso donde se derrumbe la autoestima, sí esta se construyó sobre bases sólidas, pues como se ha mencionado la sociedad etiqueta a las personas adultas mayores de múltiples maneras para minúsvalizarlas, etiquetarlas, aislarlas y hasta despojarlas de sus derechos.

Las personas adultas mayores encaran diversas circunstancias para no dejar en el camino la autoestima pero es fundamental que se recurra a las habilidades emocionales y sociales para defenderse pues de lo contrario, la situación se complica con la depresión y otras condiciones emocionales que pueden truncar el envejecimiento activo.

Las actividades con significado promueven autoestima, si deparan dignidad, respeto, decisiones, muestran gustos e intereses, mantienen la autonomía, comprenden que las personas adultas mayores son diferentes y envejecen de maneras disímiles, toman decisiones, son adultos con responsabilidades y deberes que deben ser reconocidos por las potencialidades y aportes.

Solo así usted y yo podremos vivir más y vivir mejor.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Amelia delport (13/05/2019)

*** URGENTE **** Realmente concreto creeme. mi nombre es Amelia Delport, encontré una sonrisa gracias a este hombre que Davis wilfred. es socio de (st. james place wealth management), me ayudó a recibir un préstamo de $ 20,000.00 Y dos de mis colegas también recibieron los préstamos de esta empresa sin dificultad, con una tasa del 2%, con condiciones. Si necesita un préstamo o dinero por otras razones, contáctenos. Nombre: Davis Wilfred empresa: st.james colocar la gestión de la riqueza Correo electrónico: [email protected] sitio web: http://www.sjp.co.uk/ Espero que todos sus problemas financieros terminen con la gracia de Dios con este préstamo. gracias