Domingo 16 de Junio, 2019

Exmonaguillos demandan Iglesia por ¢300 mills.

Greivin Granados19 de mayo, 2019 | 01:36 PM

Los exmonaguillos del exsacerdote Mauricio Víquez demandaron civilmente a la Iglesia católica y exigen una indemnización de ¢300 millones por daños.

Los jóvenes Michael Rodríguez, Anthony Venegas y Carlos Roberto Muñoz acusaron públicamente que Víquez abusó sexualmente de ellos mientras laboraba como párroco en las comunidades de Tres Ríos y Patarrá de Desamparados durante 2003. 

El abogado Rodolfo Alvarado se encargó de interponer la querella ante el Primer Circuito Judicial de San José. 

Lea: PLN no tiene mujeres líderes

DIARIO EXTRA conversó con Alvarado, quien aseguró que la acción se presenta ante la actitud cómplice de la Iglesia en el encubrimiento de los sacerdotes en actitudes sospechosas como estas. 

“Se presenta por cuanto está debidamente comprobado y demostrado con pruebas documentales y testimoniales inclusive audios que se tienen que desde el 2003 el ahora arzobispo de San José conocía la gravísima actuación que realizaba el sacerdote Mauricio Víquez en la comunidad de Tres Ríos como en la de Patarrá”, adujo. 

Alvarado agregó que la responsabilidad civil ante los hechos denunciados es precisamente de la Iglesia católica y por esa acción se presentaron tres demandas. 

MONTO 

Cuando se le consultó por el monto, el abogado manifestó que existe una resolución judicial que fallaron en Chile en un caso similar. Como las monedas costarricense y chilena tienen un valor parecido hacen dicha solicitud. 

Esos ¢100 millones por persona, agregó Alvarado, son por daños psicológicos y a la moral ocasionados a los jóvenes. La catalogó una suma “ridícula” en comparación con las repercusiones ocasionadas. 

Al preguntárseles qué piensan de que algunas personas consideren que le están sacando plata a la Iglesia, comentó que la institución fue cómplice de los sacerdotes.

Acusó que la organización religiosa es permisiva en este tipo de acciones. 

El exsacerdote Víquez se encuentra en fuga desde el 7 de enero anterior y aparentemente estaría en México. 

A raíz de eso la Interpol giró una orden de alerta roja el 11 de abril debido a la denuncia que existe en su contra en la Fiscalía de Delitos Sexuales. Además guarda otras nueve. 

Dicha alerta se activa cuando el sospechoso pasa por un puesto migratorio o bien los policías los detienen sobre vía pública.

La Iglesia católica comunicó el 25 de abril anterior que Víquez fue expulsado como sacerdote por parte del Vaticano. 

DIARIO EXTRA buscó la posición de la Iglesia sobre la demanda, por medio de Jeison Granados, vocero de la Curia Metropolitana, aseguró que “no hemos sido notificados y por el momento no nos vamos a referir hasta conocer de qué se trata la acción interpuesta”.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR