Martes 18 de Junio, 2019

Para ver la vida con otros ojos

20 de mayo, 2019

Delia E. Villalobos Álvarez

[email protected]

Hace unos días, cuando leí sobre el Ikigai, la filosofía que tienen los japoneses y que los invita a encontrar un propósito en cada día, me propuse ponerlo en práctica y tratar de ver la vida de colores y en su máximo esplendor.

Lea: Para quererse, aceptarse y valorarse

Es sabido qué tantas oportunidades descubrimos en los amaneceres: la sorprendente naturaleza, personas maravillosas que se cruzan en el camino, bendiciones que llegan desde el cielo, espacios y actividades que aparecen por arte de magia, aprendizajes que aparecen sin buscarlos y tanto que no se alcanza a describir, están ahí para ver con otros ojos la existencia.

Pero, por qué a muchas personas se les dificulta sintonizar el optimismo y el encanto por la vida, llenarse de ilusiones y disfrutar cada momento gozando de los buenos ratos y las experiencias que llegan cargadas de salud, cariño y mucha alegría.

Los japoneses dirían que esas personas no han logrado encontrar el ikigai, al que se atribuye en gran medida la longevidad en este país. Los estudiosos explican que Iki es vida o estar vivo y Gai lo que vale la pena y tiene valor.

Para encontrarnos con el Ikigai es fundamental conocerse bien, hacer revisiones de vida para desabrigar ocasiones, espacios y personas que nos cambian: que hurgan sensación de comodidad, sencillez, seguridad, que ponen a pasar el tiempo sin sentirlo, deparan felicidad y mucho más.

Lo escrito por Pérez puede guiar, señala que se debe preparar un entorno propicio para experimentar bienestar “poner  orden en las cosas para poder ordenar la cabeza, dejar unos minutos de tranquilidad y reposo cada día, organizar el tiempo”.

Estoy segura que esos repasos por los momentos felices evocan rimeros de situaciones que nos alinean en modo de realización, de sonreírle al ikigai e inyectarnos de deleite y felicidad para seguir adelante con una visión incomparable de arcoíris en el sendero de muchas personas.

Galindo opina que las preocupaciones y la insistencia por alcanzar algunas cosas, hace que se desdeñe lo realmente importante. “Cuántas veces nos lamentamos por no poseer riquezas, lujos… y nos olvidamos de todo lo que sí tenemos: salud, amigos, familia, un techo, una vida en paz, cultura…

El citado autor señala que cuando se estima lo que se tiene, “cuando se valora la vida, la familia, esa llamada de teléfono, ese abrazo o esa palmada en la espalda…entonces nos damos cuenta de que ¡somos ricos!”. De que no se trata de ansiar más sino de deleitarse de lo mucho que somos y poseemos.

A muchos les cuesta toparse con el Ikigai, es como si se escondiera y aunque indefectiblemente se enfrentan atascos para poner color a cada paso que se transita, insista en deslumbrar tanto que llena la vida.

Es fundamental preciar la autoestima, querernos, valorarnos, aceptarnos, reconocer las emociones, gestionarlas sin desviar el rumbo trazado. Aprender como observa Pérez a desconectarse, mantener comunicación asertiva, ponerse los lentes del optimismo, a convertir los muros en peldaños como dice Punset, expresar emociones saludables, ofrecer y recibir afecto, encontrar lo que tiene valor, compartir con los demás, sonreir a cada día, apreciarse, regalarnos lo que nos hace disfrutar.

Tu historia puede cambiar para ver la vida de otra manera, para vivir más y vivir mejor.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Amelia delport (20/05/2019)

*** URGENTE **** Realmente concreto creeme. mi nombre es Amelia Delport, encontré una sonrisa gracias a este hombre que Davis wilfred. es socio de (st. james place wealth management), me ayudó a recibir un préstamo de $ 20,000.00 Y dos de mis colegas también recibieron los préstamos de esta empresa sin dificultad, con una tasa del 2%, con condiciones. Si necesita un préstamo o dinero por otras razones, contáctenos. Nombre: Davis Wilfred empresa: st.james colocar la gestión de la riqueza Correo electrónico: [email protected] sitio web: http://www.sjp.co.uk/ Espero que todos sus problemas financieros terminen con la gracia de Dios con este préstamo. gracias