Viernes 19 de Julio, 2019

La otra

18 de junio, 2019

Fernanda Coblentz

[email protected]

Este fin de semana, mi hijo tuvo un partido y la novia del papá de Ale, o su madrastra, le llevó un cartel precioso, hecho a mano, para apoyarlo.

Yo me sentí super feliz y subí la foto del cartel a mis redes sociales. La cantidad de respuestas que tuvo esa historia me impresionó. Tenía mi inbox lleno de mensajes felicitándome por mi “madurez”, preguntándome que cómo me la soporto, que por qué anda en los partidos de mi hijo, etc…

Mis respuestas a la mayoría de mensajes fueron: por dicha Ale tiene tantas personas que lo aman y que obviamente esto de “aguantarla” ha sido más un proceso. Acá les cuento un poquito la historia de cómo hemos llegado a este lugar.

Lea: ¿Qué es la felicidad?

La muchacha y el papá de Ale empezaron casi que cuando Alessandro nació o antes, la verdad hay demasiadas versiones que no me interesa conocer.

Yo, como típica muchacha inmadura de 17 años, casi me vuelvo loca, la odiaba con todo mi ser, ni la conocía, pero me caía pésimo.

Le achacaba a ella la ausencia del papá de Ale, la culpaba de las infidelidades (si hubo), etc... Los niveles de odio eran tales que si me la topaba en la calle fijo le pegaba, ¿así o más burra? Como si ella tuviera culpa de algo, pero bueno.

Luego, ellos tuvieron una hija y nuestro mundo dio una vuelta de 180 grados, el hecho de ser padre por segunda vez hizo al papá de Ale aprender a ser papá también por primera. En ese momento, la relación de él y Ale por fin se empezó a cultivar.

Viendo al presente, con mucha terapia más me he dado cuenta de que en realidad la pobre muchacha no tenía absolutamente nada que ver con el comportamiento del papá de Ale, en realidad, gracias a que ella existe y tuvieron una hija, él cambió muchísimo para el bienestar de ambas familias.

Reflexionando, me doy cuenta que como mujeres siempre queremos achacar los errores propios y de nuestras parejas a “la otra” o “el otro”, como si ellas fueran quienes mantenían la relación y el compromiso con nosotras.

Tendemos a culparlas en vez de responsabilizar a la pareja, el o la que verdaderamente nos hirió y terminamos privando o envenenando a nuestros hijos de relaciones afectivas.

He aprendido a agradecer que esta maravillosa persona está en la vida de mi hijo, le agradezco infinitamente que se lo aguante, le agradezco que sea capaz de hasta verlo en partidos 4 horas seguidas, porque no es su responsabilidad ni su deber.

Le agradezco estar en nuestra vida, esta “otra” es una persona increíble, capaz de darle amor a mi hijo y eso no tiene precio.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

카지노사이트 (14/07/2019)

At this point you'll find out what is important, it all gives a url to the appealing page:

deep cleaning services (07/07/2019)

You bear through a awesome vacancy. I sanity definitely quarry it moreover personally suggest to my buddys. I am self-possessed they determination be benefited from this scene.

turkey virtual number (25/06/2019)

Gives you the best website address I know there alone you'll find how easy it is.

web design new york (25/06/2019)

I always benefit from finding a website that provides beneficial information as I like learning interesting things. Often times when I have been to this particular site I've appreciated the nice post on this page. An awesome site and I will come back once more for more good content…

OTTO DIAZ SALAZAR (18/06/2019)

Vieras Fernanda que siempre me he preguntado eso....Porqué si no te llevaste bien con tu pareja o bien no se cristalizó una buena relacion, porqué los hijos deben sufrir?. Con madurez hay que perfilar una feliz convivencia...y la frase clave es que entre más amen a nuestros hijos, más seguros creceran creyendo en el amor, manifestado de muchas maneras. ...La felicito...gran ejemplo.

Aurora (18/06/2019)

Es correcto lo que hiciste, entre menos pelota sentimental le des a los dos, mas mal se van a sentir y un cúmulo de preguntas rondarán por su cabeza. Y como dice aquella frase " NO VALE LA PENA DESPERDICIAR TODA MI VIDA ESPERANDO A QUE ME QUIERAN ".