Martes 16 de Julio, 2019

El coco y sus derivados alimenticios

Patricia Vial19 de junio, 2019 | 09:16 AM

El coco es una fruta tropical proveniente de la palma de coco o cocotero. Es popular gracias a su sabor y aroma, que le trasladan a momentos de placer en una playa del Caribe o a unas anheladas vacaciones.

El coco verde, también conocido como pipa, es el coco inmaduro que tiene una cáscara de verde rígida y fibrosa en el interior. Una vez convertido  en coco, el fruto se torna más pequeño, redondo, de color marrón y con fibras en el exterior.

Lea: Frutas exóticas, un tesoro por descubrir

Ambos son muy versátiles y tienen diferentes y deliciosas aplicaciones, tanto dulces como saladas. Para que usted lo disfrute, aquí le dejamos algunos de sus subproductos, su valor nutricional y diversas aplicaciones culinarias:

Agua de coco o pipa: esta bebida se obtiene del coco verde, es muy refrescante y apta para saciar la sed en cualquier momento. Mientras más joven la pipa, el agua es más simple, pero a medida que va madurando, esta se torna más dulce. Una (1) taza de agua de pipa fresca (240 ml.), aporta 8.9 g de carbohidrato, 2.6 g de fibra, 1.7 g de proteína, 0.5 g de grasa y 47 Calorías.

En algunos supermercados venden agua de pipa envasada, pero antes de comprarla lee el listado de ingredientes para comprobar que es solamente el producto natural, sin adición de azúcar. 

Bebida o leche de coco: esta bebida ha ganado popularidad en personas que buscan opciones para reemplazar los lácteos. Para elaborarla, se hierve la pulpa de coco con agua en la misma proporción.

Esta mezcla se licúa y se cuela y posteriormente se esteriliza nuevamente o se envasa. El líquido blanquecino final es conocido como leche de coco, pero en realidad es solamente un extracto, pues su valor nutricional jamás se asemeja al de la leche de vaca.  

Crema de coco: esta tiene una textura mucho más espesa y más dulce que la leche de coco. Para elaborarla, se hierven 4 partes de pulpa de coco por 1 parte de agua.

La mezcla se cuela con un colador de gaza y el líquido se deja reposar para que se separe la crema por encima de la parte más líquida. Su sabor y textura la hacen una buena opción para preparar postres y bebidas como la piña colada.

Harina de coco
: La harina de coco se puede obtener al secar la pulpa del coco y pulverizarla. Esta pulpa puede ser la que previamente se usó para elaborar la leche.  Este tipo de harina no contiene gluten, por lo que es una buena opción para personas con enfermedad celiaca. Su textura es fibrosa, por lo que se puede combinar con otras harinas como la de avena, para evitar preparaciones muy densas y pesadas.

Aceite de coco: también conocido como manteca de coco, se obtiene al prensar la pulpa del coco. A pesar de ser un aceite vegetal, está compuesto en su mayoría por ácidos grasos saturados, cuyo consumo excesivo está relacionado con un aumento del colesterol LDL “malo”, lo que puede estar asociado a una mayor probabilidad de tener enfermedades cardiovasculares. Ahora bien, el aceite de coco contiene también triglicéridos de cadena media, que últimamente han sido muy estudiados y parecen tener efectos benéficos en la salud.

Con esta deliciosa fruta se pueden preparar postres y platos salados, brindándole un sabor exótico y excepcional a sus comidas.

 

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR