Viernes 23 de Agosto, 2019

Aumenta tráfico de arte y piezas precolombinas

Falta de ley impide protección
Jarmon Noguera González26 de junio, 2019 | 06:30 AM

En los últimos años el tráfico o robo de arte y piezas precolombinas ha aumentado en el país, tanto que llama la atención de las autoridades y amerita abrir investigaciones.

Orlando Corrales, jefe de la Unidad de Análisis Criminal, y María Vargas, funcionaria de esa sección del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), expusieron lo que ocurre en este tema.

De acuerdo con el Reporte de situación que presentó el OIJ sobre la criminalidad en tres años, el aumento ha sido notorio, pasando de 118 piezas precolombinas recuperadas en 2016 a 222 en 2017 y en los primeros seis meses de 2018 suman 268.

“Muchas de las piezas que se decomisan es a raíz de informaciones confidenciales. Es importante impulsar a la población para que informe si cree que alguien tiene una pieza de este tipo”, manifestó Vargas.

Agregó que “otras se recuperan a raíz de allanamientos que se hacen por otros delitos, entonces se allana una vivienda por narcotráfico y como parte de la revisión que se hace de la vivienda se decomisan”.

 

APOYO DEL MUSEO NACIONAL 

 

Por cualquiera de los mecanismos que sea, el apoyo del Museo Nacional es de gran importancia para verificar si lo que se encontró es realmente una pieza precolombina.

“No tenemos arqueólogos o especialistas en este tipo de piezas, sino que nos apoyamos en el Museo. Cuando tenemos un hallazgo de estos lo que hacemos es que enviamos fotografías para que un arqueólogo haga la valoración y dé el dictamen o no”, comentó.

Esto se hace apegado a la Ley 6730 sobre Patrimonio Nacional Arqueológico, la cual estipula que solo el Museo Nacional puede poseer bienes precolombinos o con valor cultural.

“Cuando tenemos alguna denuncia o información proveniente de aeropuertos coordinamos con el OIJ para que atienda la denuncia y al participar en la actividad damos acompañamiento para efectos del acta de decomiso en la descripción, empacamos los objetos y se nos da el depósito de estos”, explicó Marlin Calvo, jefa del Departamento de Protección del Patrimonio del Museo Nacional.

Cuando se confirma, entonces se lleva a cabo el decomiso de las piezas y se trasladan adonde el Museo ordene para su protección e inventariado.

Vargas recordó que un ejemplo es cuando “se allanó una vivienda en Pérez Zeledón de un señor que tenía piezas originales y también copias, que él mismo reproducía y vendía en el extranjero como originales”.

De acuerdo con la legislación, todos son objetos del Estado y violan la ley quienes tengan o intenten sacar del país las piezas precolombinas.

“En el mercado negro los precios pueden subir sin límite. Se venden en Bélgica, Francia o Alemania, se hacen subastas donde los coleccionistas pagan lo que se les ocurra por los objetos”, añadió Calvo.

 

FALTA DE LEY

 

Uno de los problemas que tienen las autoridades con el tema del arte es que, además de las piezas precolombinas, no existe una ley que proteja las obras de arte y eso complica hacer frente a este delito.

“Aquí en Costa Rica solo tenemos regulación para patrimonio arqueológico precolombino y legislación para la protección de infraestructura declarada patrimonio, pero a nivel de obras artísticas no hay. Eso es un problema muy grave también por el hecho de circular sin problema, igual que los objetos históricos”, manifestó.

Similar opinión externaron los agentes del OIJ, quienes denunciaron la falta de un banco de datos donde todas las obras de arte estén registradas para saber si se pueden mover, así como que el Estado tenga la posibilidad de guardar las que son representativas.

“Tenemos una limitante y es que Costa Rica no cuenta con un banco de datos de obras de arte. Entonces si encontramos algo que creemos que pertenece a un artista tenemos que contactarlo directamente”, enfatizó Vargas.

Si el artista es extranjero o ya falleció la labor se vuelve muy complicada, por eso saber si es la original, si es robada, es todo un reto para las autoridades.

“Hay grupos organizados que se dedican a robar viviendas y tienen conocimiento en arte, saben cuáles robar por su alto valor económico. Tenemos que contactar con el artista porque no hay una base de datos o si es una alerta internacional acudimos al país que emitió la alerta”, explicó Vargas.

 

Lea: Cooperativistas llaman a paro nacional

 

INCREMENTO

 

Las autoridades consideran que el aumento en la cantidad de decomisos se debe sobre todo a una mayor información de la gente, pero no exactamente a que haya un tráfico mayor de las obras porque son cada vez menos las que están en circulación.

“Actualmente la población está más informada de este tipo de situaciones y eso nos ayuda a darles seguimiento a estos casos porque realmente por investigación cuesta mucho”, afirmó Corrales.

Cabe señalar que el tráfico de estas piezas, si bien se da, no es tan común porque mayormente se encuentran en casas u oficinas, donde las tienen como adornos.

“Generalmente son personas con mucho dinero que compran estos artículos al mercado negro en altas sumas de dinero y las dejan de adorno en la casa”, añadió.

Para interponer una denuncia por posesión ilegal de piezas arqueológicas puede llamar al teléfono 2296-5724 o escribir a [email protected]



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR