Martes 16 de Julio, 2019

La sociedad de los maestros necios

03 de julio, 2019

Esteban Beltrán Ulate

[email protected]

Una nueva generación de maestros hace vibrar a Costa Rica, muchos los llaman necios, otros les dicen locos, pero parece que en sus ojos y oídos se refleja algo que otros no ven. Ellos le dicen justicia social.

Estos maestros dictan clase sobre las sillas, sobre las mesas, sobre las tarimas e incluso en medio de quioscos. Sus métodos de enseñanza se ampliaron: sus grupos son las comunidades enteras, sus pizarras ahora son algunos diarios, emisoras y redes sociales. Se niegan a dejar la palabra “justicia” de sus labios, todos ellos parecen hijos e hijas del Credo de Jorge Debravo, todos ellos parecen haber sido tocados por aquel discurso de Carmen Lyra.

Lea: Agenda social multisectorial para la reducción de la desigualdad

La sociedad de los maestros necios es nuestra sociedad, en medio de drones, retretes y macanas, en medio de tanto escándalo de corrupción, aparecen estos hombres y mujeres de letras y artes. Esta generación de maestros es el bastión de la sociedad, que a pesar de la desesperanza que se percibe están dispuestos a caminar por todos y para todos. No en un gesto de farándula, como si la vida fuera una pasarela, sino más bien con la mirada puesta en un horizonte de bienestar para la nación.

Estos maestros, esos que llaman necios, están modelando un modo de ser democrático. Los estudiantes no aprenderán de democracia por medio de cuestionarios o dictados, de ahora en adelante mirarán al maestro a los ojos y verán en ellos encarnado el poder del pueblo que se entrega a un proyecto país que respeta las libertades y que clama por paz, pan y bien para todos.

Estos maestros que muchos llaman necios no necesitan honores para continuar con su misión. Los maestros están convocados al encuentro con el otro y en su diario vivir en las aulas se enfrentan a una realidad que algunos desconocen, la realidad de la desigualdad, la falta de oportunidad frente a una dimensión política que se perpetúa en el poder institucionalizado, bajo diferentes caretas, pero con un mismo plan que continúa flagelando al pueblo costarricense.

Finalmente quiero recordar las palabras de Omar Dengo, quien en algún momento nos heredó esta frase: “la escuela que niega la realidad no es una escuela. La escuela como institución social que es debe estar conectada con la vida”. La sociedad de los maestros necios no niega la realidad, la abraza, lucha por transformarla.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Mariar (05/07/2019)

No solo necios , tambien mensos.Son tan poco realistas que la mayoria se endeudan mucho mas de su capacidad de pago

Alberto H. (04/07/2019)

Como decían nuestros abuelos, " este culo cagado, ni limpiarse el culo sabe ", soy un viejo de 67 años, he visto y trabajado mucho por este país, en el sector privado, en la comunidad, asociaciones de desarrollo, IPEC, regidor municipal, centro agricola etc. conozco mucha letra menuda de toda esta situación del país, el muchacho artículista tiene la mente todavía de universitario, lavado de cerebro de profesores comunistas que abundan en la UNA y UCR, siguen con las ideas del asesino y aventurero CHE GUEVARA, siguen como caballo carretonero al marxismo-leninismo, como lo explico bien un señor del foro, NO PLANTEAN NINGUNA IDEA, EL CREE QUE EL DINERO LE LLUEVE AL GOBIERNO DEL CIELO, NADA MAS ES DE RECOGERLO , muchacho en esta vida hay que trabajar, pulsearla, para ver a un país prospero NO EN PARQUES Y QUIOSCOS RECITANDO EL "VERDE OLIVO DECHE" O EL "CAPITAL" DE MARX.

Rubén (03/07/2019)

¿Y qué soluciones viables ofrecen, los maestros necios?... Aumentar más los tributos a los empresarios, de manera que deje de ser rentable la actividad y abandonen el país, ¿El estado debe absorber el desempleo? ¿De dónde creen qué salen los salarios de los empleados públicos?...¿Creen qué el banco central imprime billetes a diestra y siniestra, para sostener la economía? ¿El trabajo es un deber o un derecho? Si es lo primero implica que es responsabilidad de cada uno de nosotros preparamos se la mejor manera y dar nuestro mayor esfuerzo, si es lo segundo, tristemente me lo tienen que dar listo, sin importar que yo sea un vago o mediocre... Y así con muchos "derechos" que antes eran deberes de la sociedad. Los maestros necios, no son oráculo de sabiduría, como no lo somos todos. Ergo también deben buscar sacar del barrial al país y sacrificar (como lo hacemos muchos), nuestros bolsillos para contribuir con el estado y sus instituciones (que no implica apoyo al gobierno de turno, sino al régimen democrático que tenemos).

Carlos (03/07/2019)

Si fueran tan "necios" educando e inculcando pensamiento critico a los alumnos, para crearles un escudo de escepticismo ante los diferentes poderes adoctrinadores (religion, politica, economia) no habria problema, pero no nos sentimos orgullozos del producto final, por eso se les llaman maestros necios!