Lunes 19 de Agosto, 2019

La soya, un frijol lleno de usos

Patricia Vial02 de agosto, 2019 | 12:03 AM

La soya es una leguminosa originaria de China, donde se consume desde hace miles de años. De hecho, hay evidencia que sugiere que la soya se cultivó en Asia desde el año 9,000 a.C. Hoy en día su uso se ha extendido a nivel mundial y existen múltiples subproductos que se pueden obtener de ella.

Uno de los nutrientes más importantes de la soya es su contenido de proteína. Las proteínas de origen vegetal, presentes en granos y cereales, son incompletas, por lo que deben consumirse combinadas entre sí para obtener casi los mismos beneficios de una proteína de origen animal. Por ejemplo: avena con bebida de soya, pan con mantequilla de maní o arroz con frijoles.

Lea: Alimentación sana en las personas de edad avanzada

Los derivados de la soya suelen dividirse según como esta se procese; entre los más comunes están:  

- Productos de soya enteros: son elaborados exclusivamente con el frijol de soya o el edamame (frijol inmaduro o verde). Algunos productos son la bebida de soya, el tofu y los brotes.

Para elaborar la bebida de soya, se remojan y muelen los granos enteros, para luego hervirlos y filtrarlos. Esta bebida es comúnmente utilizada como una alternativa para personas alérgicas a la proteína de la leche o aquellos que solo desean evitar los lácteos.

El tofú se prepara mediante la coagulación de la bebida de soya, que luego es prensada para separar la parte líquida de la sólida, proceso similar a la elaboración de queso fresco a partir de la leche de vaca.

La germinación de los granos de soya secos da lugar a unos brotes alargados con una gran utilidad en la cocina. 1 taza de brotes de soya cocidos (94 g.), aporta 94 Calorías, 6.1 gramos de carbohidrato, 8 gramos de proteína y 4.2 gramos de grasa

- Productos de soya fermentada: se procesan usando métodos tradicionales, entre los más conocidos están la salsa de soya (salsa china), el tempeh y el miso.

La producción tradicional de la salsa de soya es mediante la fermentación del frijol de soya junto con trigo tostado, proceso que puede tomar cerca de un año. Actualmente, la salsa de soya se elabora mediante un proceso industrial más rápido, obteniéndose un producto final con sabor menos intenso y más salado.

El tempeh es similar al tofu, con la diferencia que el proceso de fermentación le brinda una textura más firme y un sabor más fuerte. Por otro lado, el miso es un condimento en forma de pasta elaborado con semillas de soya y sal fermentada con hongos comestibles.

- Alimentos procesados a base de soya: entre los otros subproductos de la soya se encuentran el aceite de soya y la harina de soya. El aceite se obtiene prensando los granos de soya, además, es uno de los más usados a nivel mundial. Este aceite contiene ácidos grasos esenciales (Omega 3), un tipo de grasa buena que nuestro cuerpo necesita, pero no produce, por lo que es necesario obtenerla a través de los alimentos.

Por otro lado, la harina de soya se obtiene al moler muy finamente los granos de soya.

¿Se imaginaba los numerosos usos que tiene la soya? Anímese a probarlos y disfrute de su valor nutricional y versatilidad.

 

* Gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé Centroamérica



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR