Sábado 17 de Agosto, 2019

¿De qué se trata el respeto por el otro?

02 de agosto, 2019

Paula García

[email protected]

Suena curioso cómo la sociedad habla sobre respeto, pero, aunque lo exigimos, no nos gusta darlo. El otro día, escuchaba a unas adultas jóvenes conversar sobre cómo se sentían irrespetadas porque un profesor se excedió en la cantidad de asignaciones para una semana en específico, porque era desconsiderado de parte de él poner tanto trabajo sin tomar en cuenta que ellas tienen otras cosas que hacer.

Me quedé pensado y, aunque desconozco el contexto de la historia o si es real o no el exceso de asignaciones, en este caso el problema no es que ellas deseen respeto, sino que esperan que el otro acomode su mundo en favor de ellas, pues ¿hablaban de expectativa o efectivamente desconsideración?

Lea: ¡Vieran qué fiestón!

Y en el medio de transporte también venía una niña en el bus con su mamá y otra señora que parecía la abuela. De pronto la pequeña interrumpe la conversación y la madre le dice que es falta de respeto interrumpir a los adultos, y acto seguido la ignora y continúa hablando con la abuela.

¿Acaso no es irrespetuoso también ignorar al otro o no dejarlo expresar lo que quería? En lugar de escuchar a la niña y posteriormente hacerle la observación de que se equivocaba en el modo de hacer las cosas para que aprenda, le cortó la idea sin escuchar, solo por imponer una supuesta autoridad.

O aquella publicación de alguien criticando la romería de manera pasivo-agresiva donde presuntamente daba su punto de vista respecto a lo mal que le parecía que algunas personas decidieran hacer una caminata de fe en lugar de invertir recursos en arreglar problemas de pobreza, como si fuera necesario imponer su parecer sobre la creencia de otros.

Lo irónico de todo esto es que nuestro país vive el fenómeno de la “equidad”, la lucha por validar los derechos de las minorías, y por lo tanto se levanta la bandera de la igualdad y el respeto, pero solo cuando conviene.

Al final el respeto está muy lejos de querer que el otro cumpla con nuestras expectativas. Según la Real Academia Española, la palabra respeto proviene de consideración o atención en latín, lo que implica mirar al otro, tratar de entenderle, de darle un lugar.

El respeto no se impone, se gana, se entrega por cortesía y por educación, aunque el otro no lo comprenda, porque alguien respetuoso habla de su capacidad de autocontrol, de su asertividad, del manejo que tiene ante la frustración y los momentos adversos.

El respeto no requiere títulos, conozco muchos profesionales o estudiantes universitarios que se jactan de sus carreras y títulos y no tienen una mínima de respeto por el pensar del otro o, peor aún, por la existencia del otro, y eso es deplorable.

Hable de respeto cuando deje terminar al otro la idea de lo que está diciendo, aunque no comparta el punto o le parezca aburrido el tema, eso es respetar el interés del otro. Exija respeto el día que deje de postear comentarios inapropiados donde intente exponer su dizque punto de vista pasando por encima de las creencias de otros.

Exija respeto cuando el otro quiera imponerse, pero exíjalo sin agresividad y sin violencia, hágalo con inteligencia, considerando que cada persona tiene un mundo diferente, aunque compartimos el mismo espacio. Sea cuidadoso en sus palabras, en sus audios, en lo que postea para que pueda pedir respeto, de lo contrario no espere obtener buenos resultados o respuestas del entorno.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR