Sábado 17 de Agosto, 2019

Caminos, milagros y emociones

05 de agosto, 2019

Delia Villalobos

[email protected]

Miles de personas con un solo norte sin importar el lugar de procedencia, sin poner los ojos en tantas diferencias que se empeñan en separarnos: de edad, condición económica, escolaridad, entre otros, hacen camino hacia la Vieja Metrópoli cargados de creencias, agradecimiento por lo recibido, peticiones de todo tamaño, haciendo realidad la “fe mueve montañas”.

Sí, la fe y el amor por la Patrona de Costa Rica une a millones que pueblan este bendecido pedacito de tierra de manera muy particular. Explorando kilómetros en situaciones de dificultad que nos dejan estremecidos, que exhiben la fortaleza que llevan el cuerpo y el alma de personas y familias que, sin dudarlo, están dispuestas a seguir el camino y no dejarse llevar por el dolor, la enfermedad, la violencia, la soledad, el abandono, la indiferencia, las adicciones y más que intentan derribarlos poniendo muros en cada paso que decidieron dar.

Lea: ¿De qué se trata el respeto por el otro?

Son caminos repletos de milagros con caras de niños, de jóvenes, de adultos, de personas adultas mayores; mujeres y hombres que impactan hasta al más impávido e insensible.
Son personas que sin importar la distancia, el clima, el dolor físico y el deterioro que causan las largas jornadas comprueban que algo superior a ellos los sostiene para no cambiar de rumbo y menos abandonarlo.

Son senderos que juntan a muchos que se organizan para hacer frente al camino atestado de kilómetros y sacrificios que pondrán a prueba la resistencia y los desafíos que experimentaran, pero de seguro los unirá más.


Son milagros que nos apostan frente a todo lo que recibimos y con frecuencia pasamos inadvertido, sin agradecimiento por vivir ocupados y no percatarnos de las bendiciones que llegan cada día: la familia, el trabajo, los alimentos, los amigos, la salud, la enfermedad, la naturaleza, las personas buenas, la felicidad, lo que paseamos y tanto que falta habilidad para describir.

Son milagros que se concretan en testimonios que desgarran el alma y llenan de reflexiones y revisión de vida por lo que recibimos.
Son episodios cargados de emociones que conmueven hasta las lágrimas, lecciones de vida para cambiar mucho y vivir mejor, para cargarnos de sensibilidad, solidaridad, empatía, caridad, amor, quizá por personas muy cercanas que no escuchamos ni vemos.

Es necesario llenarnos de perdón, tolerancia, respeto, agradecimiento para caminar el rumbo que seguimos construyendo.
Siempre habrá retos, dolor, tristeza, pero con la certeza del amor de Dios y la Virgencita de los Ángeles podemos seguir, para vivir más y vivir mejor.

*Catedrática jubilada UNA



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

geometry dash (10/08/2019)

Thanks for sharing the information it was very helpful for me