Martes 12 de Noviembre, 2019

Toma fatal decisión tras diagnóstico

Hombre laboraba como custodio y usó su arma de reglamento
Esteban Ortiz Forero06 de agosto, 2019 | 06:19 PM

Rodolfo Romero Ortega, de 52 años, tomó la fatal decisión de dispararse en la cabeza luego de que le detectaran cáncer de estómago. 

El hombre quedó encima de su cama en la cuartería donde vivía en San Felipe de Alajuelita.

Al sitio acudieron unidades paramédicas de la Cruz Roja, pero al abordarlo confirmaron que el señor que laboraba como custodio de camiones repartidores ya no presentaba signos vitales, por lo que dejaron la escena a cargo de la Fuerza Pública.

DIARIO EXTRA visitó el lugar del suceso y conversó con Juan José Calderón, quien residía en el mismo lugar que el ahora fallecido y además era amigo.

“Él se mantenía trabajando, venía a descansar y luego lo llamaban del trabajo, por lo que nuevamente se iba. Tenía entre ocho y diez días en los que se encontraba enfermo, el domingo nos dijo que ya se sentía un poco mejor”, indicó.

Detalló de forma cronológica cómo fueron los últimos momentos de vida de Romero Ortega y el susto que les generó escuchar la detonación del arma de fuego, que de inmediato les hizo presentir la autoeliminación.


Lea: Ráfaga de 31 balazos acaba con tres

“Hoy (ayer) él llegó del trabajo y saludó a mi esposa, me saludó a mí. Entonces se agachó y dijo que le habían detectado cáncer maligno en el estómago. Mi esposa le dijo que para Dios no había nada imposible, pero se fue. Posteriormente se fue para el servicio, salió a guardar un reloj donde una señora, nuevamente se metió a la casa”, agregó.

Minutos más tarde, cuando se encontraban viendo televisión en el cuarto, sonó el balazo, por lo que Calderón le dijo a su mujer que el moreno, como le decía de cariño, se había quitado la vida, por lo cual fue a verlo.

“Quién más iba a detonar un arma si el único en la casa que era guarda era él. Yo de inmediato me fui para donde él dormía y le empecé a decir ‘moreno, moreno’, por lo que entre dientes me contestó. 

Abrí la puerta y me di cuenta que estaba boca arriba temblando con el disparo en la cabeza, por lo que salí a dar aviso, cuando regresé ya estaba muerto”, narró.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial se encargaron de realizar las entrevistas correspondientes a los presentes y acto seguido del levantamiento del cuerpo del hombre de 52 años.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR