Martes 24 de Setiembre, 2019

Denuncian 2 doctores de Clínica de Hatillo por mala praxis

Mónica Matarrita / Issac Villalta16 de agosto, 2019 | 01:53 PM

Dos médicos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) están bajo investigación del Ministerio Público como sospechosos del delito de lesiones culposas en modalidad de mala praxis.

Estos funcionarios son una doctora de apellidos Rojas Arrieta y un colega apellidado Cervantes Sibaja. La denuncia en su contra la interpuso el 5 de junio anterior el paciente Marcos Martínez Calderón, vecino de la Ciudadela 15 de Setiembre, tras ser atendido por ellos en el área de emergencias de la Clínica Dr. Solón Núñez Frutos en Hatillo, San José.

“La Fiscalía de Hatillo confirmó que, según registro de su sistema informático de gestión, dentro del expediente 19-000522-0277-PE, investiga a un hombre y a una mujer de apellidos Cervantes Sibaja y Rojas Arrieta, respectivamente, a raíz de una denuncia por el presunto delito de lesiones culposas en modalidad de mala praxis”, detallaron.

Lea: 5.451 personas fueron detenidas en 7 meses en Limón

Agregaron que por ahora la causa está en la etapa preparatoria de la investigación, es decir, en la recolección y análisis de pruebas, misma que es de carácter privado, razón por la que no es posible que se brinden mayores detalles, según establece el artículo 295 del Código Procesal Penal.

 

EL CASO

 

De acuerdo con lo manifestado por Martínez, todo comenzó la mañana del 15 de setiembre de 2018 cuando llegó a la Clínica Solón Núñez con un fuerte dolor abdominal y en el estómago, siendo que ese día quien lo atendió fue la doctora Rojas.

“Le dije que no aguantaba el dolor y la doctora me indicó que me iba a poner una inyección para el dolor y que después de eso me fuera para la casa. Yo con mucho dolor le pedí que me hiciera un examen y la respuesta de esta doctora fue que ella era la doctora y que ella sabía lo que hacía, entonces me fui a inyectar y sin más opciones me fui para la casa”, explica Martínez en la denuncia de la cual DIARIO EXTRA tiene copia.

Según el afectado, pese a la inyección cuando llegó a su casa el dolor continuó, incluso no pudo dormir pues pasó toda la noche vomitando.

Debido a esto al día siguiente tuvo que volver al centro médico, esta vez quien lo atendió fue Cervantes.

“Me metió al consultorio y este señor casi no me prestó atención por estar con su teléfono, le supliqué que me atendiera ya que no podía con el dolor. El señor me dijo nuevamente que fuera a la sección de inyectables y que me fuera para mi casa”, sostuvo.

Al igual que en la primera ocasión, los síntomas persistieron y aunque cada vez eran más fuertes decidió aguantarse hasta el día siguiente que su hija lo convenció para que acudieran de nuevo a la clínica.

Martínez señaló que para su suerte en esa tercera ocasión lo atendió otro doctor, uno de apellidos Lobo Bermúdez, que se convirtió en un ángel, ya que fue quien determinó que su estado de salud sí era grave.

“Le dijo a mi hija que corriera a decirles a los muchachos de la ambulancia que se alistaran para trasladarme de emergencia al Hospital San Juan de Dios porque ahí iba a estallar mi estómago y que iba a fallecer”, contó.

El afectado añadió que en el hospital capitalino inmediatamente lo remitieron a una sala de cirugía y tras despertar se vio lleno de mangueras, así como con una colostomía, es decir una sonda para defecar y orinar, esto debido a que lo que tenía era una obstrucción en el intestino grueso.

Ante esta situación, el denunciante afirma que ha tenido que recibir atención psicológica, pues cayó en una depresión luego de que en al menos tres ocasiones se le soltara la bolsa con la materia fecal.

Además, debido a que recibe muy poco de pensión, el señor suele dedicarse a la venta de artículos, sin embargo, por la intervención quirúrgica no ha podido trabajar en las últimas semanas.

Actualmente, Martínez está a la espera de que le asignen una fecha para retirarle la colostomía y volver a unirle dicho órgano.

 

CLÍNICA RESPONDE

 

Ante la consulta sobre el caso, en la oficina de prensa de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se nos remitieron las respuestas dadas por Ivannia Vargas Monge, jefa del servicio de emergencias del centro médico.

Según manifestó, la doctora de apellido Arrieta no trabaja en esa Área de Salud desde el 12 de agosto de 2018, esto pese a que en una epicrisis emitida el 30 de mayo anterior le indicaron al paciente que Arrieta fue quien lo atendió el primer día que acudió a la clínica.

Mientras que, sobre Cervantes, detalló que únicamente realiza tiempo extraordinario.

“Al día de hoy la Clínica Dr. Solón Núñez Frutos desconoce del caso desde el punto de vista administrativo y judicial. Es importante resaltar que no cuento con el nombre completo ni cédula de identidad del usuario afectado”, concluyó.


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR