Martes 17 de Setiembre, 2019

Las fallas en la erección

Mauro Fernández / sexólogo21 de agosto, 2019 | 05:00 AM

La erección tiene una serie de cualidades que nos señalan su integridad. Así, debe ser firme e intensa. Se consigue rápido y sin dificultad; además, se mantiene durante todo el acto sexual. Normalmente se desvanece una vez que ha ocurrido la salida del semen. Es importante saber que a lo largo del día ocurren erecciones reflejas, automáticas, que suceden sin que el hombre tenga pensamientos sexuales, usualmente, al levantarse en las mañanas y durante el sueño. Cuando alguna de estas características está ausente, es momento de consultar.

Estas fallas se pueden presentar de muchas formas. Se habla de una impotencia leve a moderada cuando la erección se consigue y hasta permite la penetración y la realización del acto sexual, pero se requiere de mucho estímulo para alcanzarla, o la firmeza no es pétrea, o la erección se desvanece o fluctúa a lo largo del acto sexual. Por el contrario, en los casos severos, es casi imposible efectuar el acto sexual, sea porque no se alcanza la erección o esta se desvanece antes de concluir el encuentro sexual, y en muchos casos la firmeza ni siquiera alcanza para penetrar.

Lea: Acupuntura como tratamiento del síndrome de miosotis tensional

Se trata de un problema generalizado cuando las fallas aparecen en todos los encuentros íntimos, independientemente de que se propicien múltiples caricias, se practique el sexo oral, sea por masturbación o el varón se exponga a cintas, libros, películas, la erección siempre falla. Ante esto, algunos hombres hasta se “prueban afuera” con otras parejas, y se percatan de que las fallas persisten.

Por otra parte, están las fallas selectivas, las cuales surgen solo ante determinadas condiciones, como por ejemplo en ciertas posiciones, o después de un día estresante; o están aquellos que no fallan con la masturbación, pero sí con el acto sexual propiamente dicho.

Algunas fallas en la erección se denominan primarias porque están presentes desde el inicio de la vida sexual. Estos varones nunca han podido tener una adecuada erección. Los problemas secundarios le suceden al hombre que, estando bien previamente, comienza a tener fallas, las cuales cada vez son más frecuentes.

La impotencia súbita es aquella que se presenta abruptamente por lesión de los genitales, por ejemplo debido a accidentes, traumas violentos o cirugías como en el cáncer de próstata o ciertos tipos de cáncer de colon. La impotencia gradual se instala de manera paulatina, con fallas esporádicas cada vez más frecuentes hasta que llegan a impedir del todo el acto sexual.

Sea que se falle siempre, sea que se falle a veces, sea que las fallas no impidan el acto sexual o lo impidan por completo, sea que se falle cuando se está cansado o cuando se está con determinada pareja, sea que nunca antes se había fallado o siempre se han tenido fallas, se debe consultar cuando notamos que la erección ya no es la misma. No debemos esperar a que la inseguridad y la incertidumbre se hagan presentes ante cada relación sexual por el temor a un mal desempeño sexual.

Hoy estamos en capacidad de resolver la mayoría de los problemas sexuales. Hoy la ciencia cuenta con diversos tratamientos que devuelven la seguridad y el rendimiento sexual perdidos.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR