Miércoles 18 de Setiembre, 2019

Licencia para vivir

23 de agosto, 2019

Paula García

[email protected]

Me sorprende cómo las nuevas tendencias nos dan un mensaje ambivalente sobre la vida. Se tergiversa la importancia de existir y hay un bombardeo constante para que compremos mensajes que, más allá de defender un pensamiento o a un grupo, intentan introducirnos solapadamente ideologías políticas.

La pregunta es: ¿estamos dando herramientas a las nuevas generaciones para vivir o para matar? Resulta absurdo cómo la gente paga millones en tratamientos para mascotas, se defiende la protección al planeta y los derechos de los animales por un lado, que si bien se torna justo y necesario en muchas ocasiones, a veces se cae en extremos humanizando a los animales o señalando casi como un criminal a quien usa una botella plástica y no de vidrio.

Y en contraparte encontramos a cientos de hombres y mujeres que, con el cuento de ser dueños de sus cuerpos, creen que pueden acostarse con quien quieran exponiéndose a enfermedades venéreas, los cuales degradan su autoestima, o tragan drogas para encontrar la felicidad.

Se lucha por buscar la igualdad, por ser inclusivos, pero si una mujer queda embarazada, por la razón que sea, entonces se le vende la idea de que puede decidir sobre otra vida y otro ser, incluso con la intención de que se decida a matarlo amparándose en el lema de que “es mi cuerpo”… pero, ¿en realidad es solo su cuerpo? ¿Y la igualdad? ¿Y el empoderamiento adónde queda? ¿En un balde con partes de un cuerpecito desmembrado en alguna clínica clandestina? ¿Eso es empoderamiento? ¿No es acaso una revictimización en caso de violaciones y una alcahuetería en caso de irresponsabilidades?

Entonces ¿quién nos da licencia para vivir o para matar? Salen de cualquier grupo defendiendo los derechos, pero ¿no son acaso los derechos para los seres humanos? Y hablamos de inclusión, pero solo para incluir a unos cuantos, pues ¿qué pasa con los grupos de personas con capacidades especiales, con las familias de pacientes con enfermedades terminales, qué inclusión se les brinda a los niños y niñas con autismo o asperger? De eso casi no se habla, pasa desapercibido.

¿Y el derecho de vivir dignamente del adulto mayor o del paciente con enfermedades mentales? De eso no sacan reportajes, ni organizan marchas ni compran publicidad, entonces, en realidad, ¿hacia dónde vamos? Los suicidios aumentan, las depresiones crecen como para dar datos estadísticos alarmantes y volver más ricos a los que pueden recetar pastillas contra la depresión, pero nadie quiere afrontar la vida ni expresar lo que realmente siente, porque sentir pareciera ser pecado.

Las obligaciones sociales nos llevan a tener que tragarnos la idea de que solo los exitosos pueden ser felices, los que tienen facilidad para hablar en público y decir cosas bonitas con charlas motivacionales, y para eso sí hay dinero; mientras, el motivador se vuelve rico con la carencia emocional de la gente, que prefiere pagar charlitas mágicas a atravesar por un proceso terapéutico… seguimos ocultando el valor de la vida.

La licencia para vivir es responsabilidad de cada uno y en los primeros años corresponde a los padres o cuidadores transmitir la importancia de no tragarse ideas absurdas sobre la vida: vivir no es ser feliz siempre, no es tener éxitos siempre, vivir es disfrutar de lo bueno y aprender de lo malo, forma parte de la vida frustrarse, enojarse, sentir.

También es parte de la vida equivocarse, crecer, tener momentos mágicos y momentos oscuros, todos son parte de la existencia. Algunos pueden hacerle creer que la igualdad, la inclusión o los derechos son la respuesta definitiva, pero no es exactamente así… parte de ser diverso es creer y convivir con otros que no piensan como yo y compartir con respeto a otros puntos de vista.

Vivir requiere de valor y es de valientes pedir ayuda, caerse y levantarse. Todos tenemos derecho a vivir nuestras vidas como mejor nos parezca, respetando el derecho de vivir de los demás, evitando afectar vidas inocentes, sin matar con palabras, sin asesinar sueños. El día en que usted nació se le otorgó su licencia para estar en este mundo. Aproveche bien ese tiempo y deje vivir al resto de la humanidad.


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

SIMON (28/08/2019)

EXCELENTE , LA VERDAD CON SAL