Jueves 17 de Octubre, 2019

Velan el cuerpo embalsamado del "Tío Ho", desde hace 50 años

Redacción / AFP01 de setiembre, 2019 | 10:57 AM

Soldados armados, cuidadosamente seleccionados, vigilan día y noche el mausoleo que contiene el cuerpo embalsamado del líder revolucionario vietnamita Ho Chi Minh, de cuya muerte se cumplen 50 años el lunes.

Velar al padre fundador de la nación es el mayor acto patriótico para estos hombres vestidos con un rígido uniforme blanco inmaculado, que permanecen en y alrededor del santuario, un imponente edificio monolítico situado en Hanói.

Proteger al "Tío Ho", figura emblemática de la historia vietnamita es un "sueño estando despierto" para el teniente coronel Nguyen Xuan Thang.

"Debemos estar pendientes permanentemente de todo lo que nos rodea, para estar preparados para cualquier eventualidad", declara a la AFP el militar de 41 años.

Lea: Cantante popular mató al asesino de su esposa durante atraco

Todo el año, efectúa hasta cuatro vueltas de guardia de dos horas al día, a menudo en el exterior, bajo un calor sofocante en verano y las fuertes lluvias del monzón, o bajo un frío glacial en invierno.

A veces, es afectado cerca del cuerpo embalsamado del líder, cuya fina barba sigue intacta, en una habitación sombría y fría por donde desfilan cada día miles de escolares, turistas o excombatientes llegados para rendirle homenaje.

Los restos de Ho Chi Minh nunca están solos, incluso después del cierre.

"Para nosotros, que lo vemos a diario, nos sigue invadiendo una emoción exultante", declara el soldado escogido, como el resto, por su salud de atleta, sus ideas comunistas y su físico ventajoso.

Un equipo de científicos, cuatro rusos y siete vietnamitas, evaluó este año el estado del embalsamamiento, la víspera del cincuenta aniversario de la muerte del exlíder el 2 de septiembre.

"El cuerpo del presidente Ho Chi Minh fue conservado en muy buenas condiciones", afirmó el general Cao Dinh Kiem, uno de los responsables del mausoleo, abierto en 1975.

- Hagan venir a los rusos -

Según ciertos rumores, el cuerpo expuesto no es el verdadero, o es enviado todos los años a Rusia para su mantenimiento.

"En resumen, no es verdad", niega el general Kiem con una sonrisa.

Justo después de la muerte de Ho Chi Minh en 1969, y contra su deseo, sus cercanos colaboradores acudieron al aliado soviético para saber cómo habían preservado el cuerpo de su propio padre fundador, Lenin, cuyo cuerpo embalsamado se encuentra actualmente en la Plaza Roja de Moscú.

Vietnam concluyó entonces un acuerdo con la URSS que proporcionó al país el equipo para realizar el embalsamamiento y la supervisión de sus expertos.

Con la caída de la URSS en 1991, Vietnam tuvo dificultades para volver a hallar un acuerdo -esta vez comercial- con Rusia.

Este pacto aún en vigor es considerado como un secreto de Estado, que no puede compartirse con Corea del Norte ni con China, dos aliados comunistas que también preservaron a sus líderes para la posteridad.

Ho Chi Minh dio instrucciones precisas para su funeral: una cremación, y las cenizas esparcidas en la intimidad, en el norte, en el centro y en el sur de Vietnam, como símbolo de unidad.

"Nada de lápida o de estatua de bronce", solo una simple urna de cerámica ubicada entre tres colinas arboladas, escribió en su testamento. 

- "Ho para todos" -

Esto no impidió a sus sucesores construirle una inmensa tumba, inspirada en el mausoleo de Lenin, las pirámides de Egipto y del Monumento a Washington en la capital estadounidense.

El "Tío Ho", el apodo cariñoso que le dio el país, es un poderoso símbolo para los dirigentes comunistas actuales. Sus enseñanzas están presentes en los manuales escolares, en los cantos patrióticos, en la propaganda, y en las formaciones de los militares y políticos.

"Hay un Ho para todos: los niños, las madres, los directivos, los funcionarios y los soldados", explica Christopher Goscha, autor de "Vietnam, a New History".

Menos para los más jóvenes -la mitad de la población tiene menos de 30 años-, cuyo día a día está marcado por un capitalismo próspero, una sed de libertad y la omnipresencia de las redes sociales.


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR