Martes 12 de Noviembre, 2019

Comicios municipales: la opción de fortalecer el componente programático

En la dinámica electoral

05 de setiembre, 2019

Sergio Araya Alvarado

[email protected]

A las puertas de iniciar el segundo proceso político-electoral municipal totalmente separado de los comicios nacionales, más de 130 agrupaciones políticas aparecen como potenciales competidores por el voto de los munícipes distribuidos en los 82 cantones del país.

Cada una de las distintas fuerzas partidistas definirán en el marco de la autonomía organizativa conferida a los partidos políticos por la legislación nacional, las estrategias a emplear para procurar la mayor cantidad de apoyo electoral. Empero todos deben cumplir requisitos mínimos dictados también por dicho ordenamiento jurídico.

La gama de temas es amplia y abarca desde la inscripción de candidaturas a los puestos de elección popular, pasando por la designación de integrantes de las Juntas Electorales intervinientes en el proceso, así como de fiscales partidarios, hasta la preparación de la liquidación financiera que los partidos con derecho a contribución estatal pueden elevar a consideración del Tribunal Supremo de Elecciones.

Lea: Cuando la representación política se torna representación corporativa

En ese espectro destaca un tópico sensible, aunque no en pocas ocasiones subestimado por los propios partidos políticos y los otros actores directa e indirectamente involucrados en la dinámica comicial, como lo es la preparación de la propuesta programática que debe servir de guía a quien finalmente resulte electo titular de la respectiva alcaldía.

Es tan relevante el aspecto citado que el artículo 13 inciso a) del Código Municipal señala que será atribución del Concejo Municipal: “fijar la política y las prioridades de desarrollo del municipio, conforme al programa de gobierno inscrito por el alcalde municipal para el periodo por el cual fue elegido y mediante la participación de los vecinos” (Tribunal Supremo de Elecciones, 2019) (la negrita no es del original)
Cada partido político está en condiciones de definir de manera totalmente autónoma el qué, el cómo, el cuándo, y el quiénes de su propuesta electoral, traducida luego en su programa gubernamental.

Mas, lo relevante es que lo hagan, lo difundan e, idealmente, sea el eje central de su campaña electoral.  Si cada partido político así lo asume, la dinámica del proceso en cada uno de los municipios giraría en torno a un sano intercambio y reflexión alrededor de las distintas ofertas partidistas, las cuales serían sometidas a escrutinio y validación el día 2 de febrero de 2020.

En ese escenario, se estaría votando por personas, partidos, pero esencialmente por programas.
La centralidad adquirida por el programa de gobierno en la venidera campaña electoral depende del nivel de exigencia planteado por la ciudadanía en torno a la necesidad de su vigencia como factor determinante de carácter decisorio al momento de definir la intención de su sufragio.

Lograr lo anterior empero no será obra de la casualidad. Requiere de un proceso de toma de conciencia social, potenciado desde actores clave como los medios de comunicación, generadores de opinión pública, entidades públicas afines al régimen municipal e incluso el propio organismo electoral responsable de la gestión del proceso electoral.

Iniciativas como “Votante Informado” del Tribunal Supremo de Elecciones y distintos programas de entrevista, análisis y debate, generados desde medios de comunicación, junto a esfuerzos de intercambio de ideas concertados por organizaciones de la sociedad civil presentes en los cantones o a escala nacional, conforman valiosas expresiones de un esfuerzo constituido en una suerte de “Cruzada Nacional” para lograr el posicionamiento de programático como hilo vertebrador de la dinámica electoral.

Elevar la exigencia de la demanda ciudadana debe llevar a los partidos políticos a hacer lo propio con sus ofertas electorales, entendiendo que aquellas van más allá de nombres rimbombantes y de gran arraigo mediático, aunque poco conocedoras de la realidad del régimen municipal, de las características estructurales y coyunturales del cantón al que se pretende gobernar o sin identidad partidaria; o de figuras de larga data al interior de su colectivo político-partidista, pero de escasa resonancia más allá de las fronteras partidarias.

En definitiva, se trata de una adecuada combinación de liderazgo y propuestas.
82 realidades que exigen propuestas creíbles, sostenibles, viables y eficaces. 82 espacios locales que merecen gobernantes responsables, serios y conscientes de su deber, primero con sus munícipes y segundo con la sociedad y el sistema político del cual harán parte desde su posición de poder político público.

La oportunidad de elevar la calidad y profundidad de la campaña municipal depende en primera instancia de la conciencia cívica de la ciudadanía y de su adecuada comprensión y atención por parte de las dirigencias de los partidos.

Es una ocasión ideal para dar a los procesos electorales su verdadero rol como potenciadores de los valores democráticos de la sociedad, coadyuvando con ello a desacelerar el nivel de conflictividad social y político existente, así como ensayar el tipo de dinámica a reproducir en la elección de autoridades nacionales programada para dos años después.
La pelota queda picando.

Sergio Araya Alvarado
Politólogo



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Amelia delport (05/09/2019)

Cómo se restauró mi puntaje de crédito Mi nombre es Andrew McCary de West Sacramento, CA. rechazado por mi banco y otras instituciones financieras que he visitado. Aconsejo a cualquiera que necesite ayuda financiera de otros que no caiga en las manos equivocadas mientras busca una hipoteca responsable que se comunique con esta empresa por correo electrónico: Agente: Davis Wilfred Correo electrónico: [email protected] Saludos cordiales.