Viernes 18 de Octubre, 2019

Empresarios con baja confianza no descartan cierres

Ante marcha negativa de la situación económica

19 de setiembre, 2019 | 04:44 PM

María Siu Lanzas

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) alertó del posible cierre de empresas si la economía sigue como va.

Así lo manifestó Gonzalo Delgado, presidente de los empresarios, quien añadió que ha escuchado manifestaciones en ese sentido y una prueba de que vamos en esa línea son los constantes remates de propiedades.

Esto concuerda con la opinión de los empresarios en la última encuesta Trimestral de Negocios “Pulso Empresarial”.

El estudio también reveló una disminución de casi el 20%, en el Índice Empresarial de Percepción (IEP) que hoy está en un 4,8%. Es la primera vez en casi cinco años, que este indicador está por debajo del nivel de 5,0, eso quiere decir que empresarios ya señalan que hay un deterioro en sus actividades.

Lo más preocupante es que algunos sectores donde la disminución de la actividad es sostenida son los mayores empleadores, por ejemplo, el sector agropecuario tiene 10 meses creciendo de forma negativa, el sector comercial tiene cinco meses y construcción cuatro meses.
Delgado recordó que el año anterior hubo 58 mil números patronales menos y eso implica que las empresas prefirieron pasarse a la informalidad.

En cuanto a la confianza de los empresarios, esta cayó a su nivel más bajo desde la crisis del 2009, que fue cuando se presentaron los índices históricos más bajo de confianza empresarial.

Los empresarios se muestran poco optimistas sobre el desarrollo de sus negocios en los próximos meses, ya que al comparar el Índice Empresarial de Confianza (IEC) de hoy (5,3) con el de hace un año (6,2) se observa un importante descenso. Además, este indicador acumula 10 trimestres de desaceleración paulatina.

Lea: Tarifas de CNFL subirán 4,72%

Delgado, asegura que es importante para el desarrollo económico del país buscar generar confianza en los consumidores y los empresarios, pues eso podría provocar mayor cantidad de empleos y reducir las brechas sociales.

“Es evidente que el sector productivo se muestra cauteloso y preocupado sobre todo cuando según la misma proyección del Banco Central indica que la expectativa de crecimiento económico para el 2019 es de 2,2% y es una realidad que una economía estancada no produce ingresos”, indicó.

En el campo de las contrataciones y despidos, solo 1 de cada 4 empresarios dijo que quiere realizar contrataciones de forma permanente y cerca de un 10% dice que hará despidos en su planilla. Entretanto, un 23% dice que hará contrataciones.

En el tema laboral, a los empresarios se les consultó cuáles son los perfiles de trabajador que más se les complica encontrar a la hora de realizar contrataciones, siendo los técnicos medios con un 21%; seguido de los diplomados con un 28% y la principal razón de los inconvenientes para contratar es la falta de experiencia, así lo señaló un 48% de los consultados.

Entre los factores que podrían ayudar a devolver la confianza a la economía, según Delgado, está aprobar antes de diciembre el proyecto de Ley que regula las huelgas e iniciativas en empleo público y flexibilidad laboral.

“La huelga genera incertidumbre y temor, si me hacen huelga no produzco”, indicó Delgado para ejemplificar cómo lo ven los empresarios.
Agregó que con las huelgas la imagen del país se ve deteriorada a lo interno y a lo externo. “Eso no se ve bien, no genera confianza, es un aspecto más político que económico”, señaló.


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Barnes (20/09/2019)

Se quejan que las huelgas son el motivo que les provoca el temor y la decisión de no producir, pero bien que apoyaron las acciones que se convirtieron en disparadores de esas huelgas: bajos salarios, recortes presupuestarios en el sector público, paralización de la economía y otros, al usar indicadores económicos que otras naciones manejan en esas dimensiones desde hace años. Favorecieron medidas de corrección propias del patrón oro, en lugar de estimular el consumo y darle así un empuje a la economía en general. Y todo por acumular riqueza en pocas manos con consecuencias nefastas para mantener funcionando el ciclo económico. Cuando la ambición supera a la razón, se tienen esas consecuencias.