Viernes 18 de Octubre, 2019

¿Y si les damos más apoyo a las pymes?

23 de setiembre, 2019

Viviana Angulo

[email protected]

Nuestro país enfrenta, desde los últimos años, una desaceleración económica y aumento del desempleo que genera incertidumbre en los inversionistas.

Esa incertidumbre preocupa al ciudadano común y pone en evidencia la necesidad de buscar siempre consolidar cada vez más nuestros ingresos.
De esta manera, cada día son más los costarricenses que deciden emprender, con el objetivo de mejorar su desarrollo socioeconómico, impulsar su progreso y alcanzar mejores condiciones de vida: indicadores clave para el bienestar de la sociedad.

Vemos cómo, reiteradamente, diversos sectores hacen eco sobre la necesidad del crecimiento en la generación de empleos, para enfrentar la tasa de desempleo del 11,6% que afecta a nuestro país.

Lea: Millones de latidos

Por ello, frente al escenario actual, el apoyo a los emprendimientos se hace aún más necesario, tomando en cuenta que para el año 2017, las pymes representaron el 97,5% del parque empresarial a nivel nacional y aportaron un 33,3% en la generación de empleos, según el último Informe del Estado de la Situación de las Pymes en Costa Rica, elaborado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio.

No podemos obviar que las pymes son clave en la competitividad nacional, que representan una importante fuente de empleo y de desarrollo socioeconómico, y que, para muchas familias, es la solución a una economía desestabilizada.

Lamentablemente, en muchos casos, estos proyectos no tienen acceso a un financiamiento que les permita continuar con su actividad y un alto porcentaje de los emprendimientos muere en el intento.

No contar con un respaldo de activos para poder optar por un crédito que les permita expandir su negocio sigue siendo la piedra en el zapato, y es aquí donde debemos hacer algo, para impulsar un sector de nuestra economía que está urgido de apoyo.

De acuerdo con la III Encuesta Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, realizada en 2018 a 1.500 empresas pymes, un 18,2% de las empresas perdió oportunidades de negocios por no haber conseguido el financiamiento necesario.

Esto se traduce en tiempo perdido, proyectos a la borda, incumplimiento de sueños e incertidumbre para decenas de familias, quienes finalmente son las que están detrás de cada emprendimiento.

Frente a este panorama, insto a nuestro sector financiero a propiciar un mayor auge de estas empresas, cuyo aporte en nuestra economía es clave. Urge más apoyo y oportunidades de financiamiento, debido a que no tienen acceso a grandes inversiones y cuentan con algunas limitaciones.

El contexto actual exige, además, que los pequeños y medianos empresarios aprendan sobre Productividad, Competitividad, Financiamiento y Mundo Digital. Cuantas más herramientas posean, mayor será su capacidad para mantenerse estables.

Son pocas las entidades que brindan apalancamiento financiero para el desarrollo de estos emprendimientos, debido a su informalidad y a la ausencia de un registro mercantil para que las acrediten ante los bancos e instituciones financieras, con el objetivo de que se les apruebe un préstamo.

De esta manera, el fomento de las pymes significa estimular la actividad privada y también el desarrollo de las habilidades de emprendedores, además, permite la diversificación de la actividad económica y contribuye al crecimiento del empleo.

Hagamos algo para que cada vez sean menos los emprendimientos que mueran en el intento y más familias vean crecer sus proyectos, los cuales representan mucho más que una entrada económica, significan ilusión, esfuerzo, sueños, arduo trabajo y una constante lucha por surgir.

*Gerente Comercial de País de Instacredit


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR