Viernes 18 de Octubre, 2019

Desperdician agua que se genera en subsuelo del TSE

Krissia Morris23 de setiembre, 2019 | 02:52 PM

Durante más de 20 años el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ha desechado el agua que se genera de manera natural en el subsuelo donde está ubicado el edificio central de esa institución en las inmediaciones del Parque Nacional.

En los últimos años en San José, ante la falta de agua en los acueductos, las autoridades se ven obligadas a programar racionamientos en el sistema lo cual genera incomodidades a los abonados. Mientras tanto, no se utiliza el líquido que surge de algunas nacientes como es el caso de la que brota en el subsuelo donde se ubica la sede del TSE, en pleno centro de la ciudad capital.

Cabe aclarar que sobre esta naciente no se han hecho estudios para determinar la potabilidad del líquido.

El agua no utilizada se produce a distintas profundidades, lo cual se ha visto reflejado cuando se han levantado edificaciones en los alrededores, pues ante los excesos los constructores deben tomar acciones para evitar afectación a las obras. 

Francisco Rodríguez Siles, director ejecutivo del TSE, sostuvo que, en apariencia, el exceso de agua es producto de una quebrada o naciente que pasa por allí. Ante ello instalaron un tanque de captación para usar una parte mínima en el regadío de los jardines, pero la mayor cantidad discurre por las alcantarillas.

Indicó que existe un alto nivel freático en el sitio donde se ubica el TSE, pero esa agua pasa por un costado del edificio, aunque descartó que tengan problemas de filtraciones.

“Es agua se está botando literalmente, tenemos un proyecto para utilizarla en irrigación y en los servicios sanitarios”, explicó Rodríguez.

 

DESCONOCEN CANTIDAD    

 

Se le consultó sobre la cantidad de agua que no se utiliza por día, pero indicó que no tiene dicho dato, pues no se ha procedido a cuantificar, aunque estima que no se trata de agua potable.

A este respecto enfatizó que “ese proyecto lo estamos iniciando. Se está adquiriendo una bomba para usar esas aguas en irrigación de jardines en verano y el uso de los servicios sanitarios en el edificio. La bomba que se estará adquiriendo cuesta ¢10 millones, tenemos tubería en bodegas que se puede utilizar para instalar cañerías que hacen falta para las conexiones”.

Apuntó que, dentro del proyecto, se encuentra también recoger el agua llovida para llevarla al mismo tanque de captación y darle uso.

“No se sabe cuánta agua se tira porque no se le da uso. Es un agua de naciente. No es potable, no es agua tratada. Es para irrigar y servicios sanitarios. (…)  Solicitaremos el canon para usar esas aguas”, reseñó Rodríguez.

 

NI AYA NI LA MUNI

 

Sobre el tema, DIARIO EXTRA consultó en el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) y en la Municipalidad de San José y, en ambas entidades especificaron que no tienen responsabilidad sobre el agua generada.

En el caso del AyA descartan que se trate de agua potable.

En el ayuntamiento capitalino, Norman Aguilar, jefe de la Red Pluvial sostuvo que se existe un fuerte nivel freático, es decir, agua que se produce en el subsuelo de manera natural, que es un asunto que no lo asume ni la municipalidad ni el gobierno.

En este sentido descartó que el agua sea producto de la acequia Las Arias o de cualquier otra quebrada cercana, sino que se produce de manera natural.

“Cuando se hacen edificios y sobre todo sótanos, se corta el nivel freático que está por debajo de la estola de agua, entonces esta se sale y llega hasta donde se construyen las obras. Allí es responsabilidad del dueño de los edificios o de las empresas que construyen, tener un sistema remedial para eso, por lo que tienen que captar el agua y bombearla a la vía pública o las redes de alcantarillado pluvial. Eso es una condición natural que lo afronta quien usa el subsuelo, cuando se corta el nivel. Eso no es injerencia ni del Estado ni de la municipalidad”, enfatizó Aguilar.

Indicó que las empresas o instituciones pueden reutilizar esa agua y así optimizar el uso y consumo de agua potable que les llega por el sistema de acueducto.

Se le consultó que si esa agua generada por debajo de lo suelo era potable, a lo que respondió que se deben hacer los estudios técnicos correspondientes para determinar dicha situación.

“Para determinar que es potable se requieren muchos análisis. Puede ser que pase por un lado donde haya cianuro, magnesio, manganeso o plomo, por lo que se le debe dar otro uso y no para consumo humano. Eso se hace mediante estudios físico-químicos y bacteriológicos para saber si es apta para consumo humano”, dijo Aguilar.

Esta misma situación registra el nuevo edificio en construcción de la Asamblea Legislativa, de 21 pisos, de los cuales 4 son sótanos, por lo que la sede contará con un sistema de captación y bombeo, para utilizar esa agua en el riego de jardines, así como para los servicios sanitarios.


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR