Martes 22 de Octubre, 2019

Relaciones con significado

30 de setiembre, 2019

Delia E. Villalobos Álvarez M.S.c.

[email protected]

Vivimos rodeados de personas: en la familia, el trabajo, la comunidad, las actividades de tiempo libre, de estudio y mucho más. Pero, una de las preocupaciones que tarde o temprano llega, es el deseo de convivir en paz y disfrutar.

Es maravilloso llevarse bien con las personas que nos rodean, tener relaciones saludables y descubrir en los encuentros intercambio de afecto, conocimientos, alegrías, sorpresas, aliento, preocupaciones, soluciones a tanto que reta el día a día.

Cuando de personas adultas mayores se trata, Ballestero y otros especialistas acentúan que, en el envejecimiento activo, la participación social, estar en compañía de otros e interactuar, son determinantes.

Lea: Ponga orden, Primera Dama

No debe dejarse de mencionar que en el curso de vida afloran situaciones que implican envejecer con complacencia o en condiciones difíciles.

Para envejecer con éxito los estudiosos mencionan que es necesario: Prevenir la enfermedad o la discapacidad relacionada con la enfermedad. Mantener un importante funcionamiento físico y cognitivo. Tener mucha participación en actividades sociales y productivas.

Laundry agregó que el estilo de vida que se adopte determina en gran medida, cómo envejecemos y explicó que “continuar creciendo sin importar qué tan viejos somos… ponernos desafíos físicos y mentales… seguir activos, moviéndonos y estirando músculos… seguir aprendiendo nuevas cosas… No ignorar nuestros riesgos. Tener un significado y propósito en la vida… socializar y participar con otros y no aislarse… previene síntomas como la pérdida de la memoria y la demencia, incluyendo el Alzheimer”.

Sin embargo, mientras se envejece las personas adultas mayores se pueden topar con la soledad, pérdida de roles, muerte de familiares y amigos y otras realidades que afectan la comunicación y la participación social, de gran importancia para enfrentar con tranquilidad y placer situaciones que los retan.

Las habilidades sociales son comportamientos necesarios para establecer relaciones interpersonales satisfactorias, para dar y recibir afecto. Estas se desarrollan en el curso de vida y se aprenden.

Cuando no se adquieren ni se desarrollan estas competencias, las personas se enfrentan al aislamiento social, la falta de comunicación, de expresión y dificultades para reconocer las necesidades propias y ajenas.

Los estudios han demostrado que las habilidades sociales y sus déficits juegan un importante papel como factor de protección o de vulnerabilidad en el desarrollo de patologías, influyendo así́ en la calidad de vida, en opinión de Prette, & Del Prette.

Duran, Orbegoz y otros en un estudio en el que citan varios autores  señalaron que “La convivencia entre personas socialmente competentes produce relaciones significativas y beneficiosas, promueve los derechos humanos, la comprensión mutua de las necesidades, la autoestima, la salud y fortalece las redes de apoyo …que a través de sus funciones emocionales, instrumentales, informativas y de evaluación facilitan el acceso a los ingredientes necesarios para una vida de calidad: afecto, bienes y servicios”.

Las personas adultas mayores pueden mejorar la educación del afecto y con ella las competencias sociales. Los programas sobre el tema son una buena opción para retomar las cosas lindas que depara encontrarnos con las personas, mejorar el asertividad, el aprendizaje, defender derechos, solicitar cosas, tomar decisiones, aumentar satisfacción de vida, empatía y compartir afecto.

El Centro Manuel Escudero de España describe que las personas deben desarrollar habilidades sociales para lograr los beneficios derivados de estas y aportan como ejemplo: aprender a expresar lo que siente de manera asertiva, comprender a los otros, encontrar soluciones a los problemas, mejorar el bienestar y armonizar y cumplir los objetivos.

Aporta además esta organización que se pueden reconocer habilidades básicas y habilidades sociales avanzadas, entre las primeras describen saber escuchar, cómo preguntar, iniciar y mantener conversaciones, agradecer, presentarse con las personas y reconocer a los demás.

Entre las segundas se enfilan practicar empatía, disculparse, solicitar ayuda, ofrecer y seguir instrucciones, tolerar críticas, convencer a otras personas y expresar opiniones.

Las habilidades sociales aumentan autoestima, creatividad, sensación de utilidad, nuevos intereses, amistades, capacidades psicomotrices y cognitivas, crecimiento personal.

Participe en todos los grupos que le sea posible: con su familia, con amigos, con conocidos y con los que aún no se presenta, usted se llenará de beneficios y vivirá más y feliz.

*Catedrática jubilada UNA


Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

instagram marketing (01/10/2019)

Frequently while I search the internet I try to find websites that supply reliable information so I found this site. I want to mention that I found the info in your web page has been particularly interesting and that I learned something new. We're certain to look for the next article.. Thank you for the good write-up I will revisit in the future.