Lunes 18 de Noviembre, 2019

87 ticos murieron en incendios en 5 años

Mónica Matarrita14 de octubre, 2019 | 08:57 AM

Ochenta y siete costarricenses perdieron la vida en incendios en un periodo de cinco años, según  el Cuerpo de Bomberos , lo cual a llevado dolor a una gran cantidad de familias.

Según los datos del Benemérito, en 2015 se reportaron 12 víctimas en siniestros; para 2016 la cifra aumentó a 18, mientras que en 2017 la cantidad de occisos se redujo a 14.

No obstante, el año que despertó la preocupación en las autoridades fue 2018 cuando perecieron 30 personas. Para ese periodo los apagafuegos tuvieron que atender 1.126 incendios, de los cuales 134 fueron investigados por la Unidad de Prevención e Investigación del Cuerpo de Bomberos.

Lea: Asegurados de la Caja conocerán sus posibilidades de tener cáncer

En cuanto al área consumida el año pasado se reportaron 25.467 metros cuadrados, mientras que en desarrollo de sus labores los socorristas lograron salvar 401.168 metros cuadrados.

Una de las tragedias que más conmoción causaron ocurrió durante abril en San Francisco de Dos Ríos, San José, donde dos hermanos de 10 y 8 años murieron luego de que el apartamento en que vivían se incendiara. Por este caso la principal sospechosa es la madre de los pequeños que ahora está a la espera de que se inicie un juicio.

Asimismo, en setiembre dos adultos mayores fallecieron en otro siniestro en una vivienda de Cuatro Reinas, Tibás. Tras controlar las llamas los apagafuegos encontraron el cadáver de una mujer en la entrada del inmueble, mientras que su esposo quedó en una de las habitaciones.

13 ESTE AÑO

Respecto al 2019, entre enero y el 31 de agosto las autoridades contabilizan 13 ciudadanos fallecidos.

En estos primeros ocho meses los socorristas han atendido 853 siniestros en estructuras e investigan 94 de ellos.

Cabe recordar que siete perecieron el 13 de abril dentro de una cuartería consumida por las llamas en La Carpio de La Uruca, San José. En esa emergencia el inmueble medía 1.632 metros cuadrados, de los cuales 550 presentaron daños.

Entre los fallecidos se incluye a cinco adultos y dos menores de edad que no tuvieron tiempo para escapar del fuego que al parecer fue intencional.

FALLAS ELÉCTRICAS

Las estadísticas también revelan que las fallas en los sistemas eléctricos de los inmuebles siguen siendo la principal causa de emergencias en el país.

En 2015 de los 171 incendios investigados por los bomberos 46 ocurrieron por esta razón, en 2016 se analizaron 179 siniestros de los que 50 ocurrieron por la misma causa.

Asimismo en 2017 un total de 60 emergencias iniciaron en el sistema eléctrico de las casas, en 2018 fueron 38 y en lo que va de 2019 ya son 34.

Según Allen Moya, del Cuerpo de Bomberos, lo más importante es que la población recuerde los cuidados que deben tenerse con las instalaciones eléctricas. Lo ideal es que se apeguen al código nacional y se revisen por lo menos cada 10 años.

“En la calle hay muchas personas que si bien es cierto trabajan en eso tal vez no tengan la solidez técnica para poder saber si la instalación eléctrica está o no cumpliendo con el código eléctrico. En casos que sea necesario que se haga preferiblemente por un ingeniero eléctrico que les pueda verificar la instalación porque conforme pasa el tiempo pierde vida útil y sus propiedades”, dijo.

Moya agregó que casi siempre los incendios ocurren por una sobrecarga en los sistemas eléctricos, esto pasa cuando a un cable se conecta más de un aparato eléctrico o se utiliza una regleta con múltiples artefactos.

“Se termina metiendo una carga de electricidad mayor a la que soporta el cable y este empieza a calentar, perder las propiedades hasta que se produce un cortocircuito y como consecuencia el incendio”, sostuvo.

Otro detalle que no puede pasarse por alto es que hay que utilizar accesorios o productos que cuenten con un control de calidad, es decir un certificado que haga constar que sus propiedades son las que indica el fabricante.

Entre otras causas de incendios están las fallas en aparatos eléctricos, las chispas durante trabajos de soldadura, fuga de gas, uso de velas o por niños jugando con materiales fósforos o encendedores.

CASAS SON EL BLANCO

Por otra parte, Allen explica que, por cada 10 siniestros que se reportan, 7 son en viviendas.

En las cifras se detalla que entre 2015 y agosto de 2019 los apagafuegos han atendido más de 339 emergencias en estructuras, donde las llamas inician en los dormitorios, salas y en el área de la cocina.

A las casas les siguen los locales comerciales, las bodegas y empresas donde se suelen almacenar materiales que facilitan la propagación de las llamas.

Hay que rescatar que en el periodo mencionado los incendios han sido accidentales y otra gran parte intencionales, en algunos casos por venganzas contra los propietarios de los inmuebles o para ocultar algún crimen.

SAN JOSÉ EL QUE MÁS ARDE

Entre las cifras del Benemérito destaca que en los últimos cinco años la mayoría de los siniestros ha ocurrido en la provincia de San José.

En total las unidades han extinguido 829 en comunidades de la capital.

Ante la consulta sobre las causas o factores que provocan que la mayoría de emergencias se desarrolle aquí, Moya adujo que gran parte se debe a la mayor concentración de personas y también a que muchas de las estructuras son muy viejas.

“Todavía hay viviendas que tienen instalaciones eléctricas de hace 30 o hasta 50 años. Además, algunas propiedades funcionaban como una casa y ahora el dueño alquila cuartos y mete ahí varias familias. En muchas de esas viviendas hay un cable que es para un tomacorriente y resulta que ahora toda una familia se pega de ese cable con un montón de aparatos eléctricos pese a que no está diseñado para esa carga”, sostuvo.

La provincia que se ubica en el segundo lugar con más emergencias por llamas es Alajuela con 489, luego Puntarenas 310, Limón 269, Guanacaste 248, Cartago 207 y Heredia 193.

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR