Miércoles 13 de Noviembre, 2019

Innovación: una tarea pendiente para reactivar la economía

16 de octubre, 2019

Maycol Campos

[email protected]

En uno de los más recientes documentales disponibles en la plataforma de Netflix, se muestran datos sobre la vida de Bill Gates. Destacan aspectos interesantes a analizar para entender por qué la innovación es clave para generar ingresos y afectar positivamente la economía de un país. A sus 14 años ya era parte de un equipo de programación, demostrando que la innovación, incentivada desde edades tempranas, podría cambiar gradualmente la calidad de vida, afectando positivamente la economía a través de la generación de valor agregado (producto de un pensamiento crítico y creativo) en un panorama para el país en el que los números están en su contra.

Costa Rica ha establecido acciones encaminadas a la reactivación económica, sin embargo, esto forma parte, pero hay una tarea pendiente como país: la innovación.

Lea: Derechos Humanos: los mismos de su lado lo dejan solo

Según el Informe de Competitividad Global, 2016-2017 del Foro Económico Mundial, los países con menores tasas de desempleo son los que invierten más en investigación y desarrollo, como es el caso de Suiza, Israel, Finlandia y Estados Unidos. El Índice Mundial de Innovación (GII 2018), los factores clave de la innovación y el éxito constante de Suiza son sus patentes de primera categoría y su normativa sobre propiedad intelectual, su fabricación de alta tecnología, excelentes universidades y alta inversión en I+D, lo que representa un 3% del PIB. Para el año 2019, señala que la inversión pública y privada en infraestructura, educación e innovación, no solo mejoraría el crecimiento de la productividad, además apoya el empleo y amplia el agregado inversión pública específica en ciencia necesaria para canalizar recursos en un sector que produce altos retornos a los países.

En el último informe de Indicadores Nacionales en Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Ciencia y Tecnología (2017), destaca una inversión en el país de 246,3 millones de dólares, un 0,43% en 2017.

Una tarea pendiente

Inversión en innovación y desarrollo desde la educación y la empresa privada, la formación como método para sobrevivir:  es necesario intensificar la inversión en la academia de la mano de la empresa privada para financiar proyectos de inversión que potencialicen áreas de formación y especialidad.

Mejorar los incentivos en ciencia y tecnología (para la generación de nuevas patentes): una inversión del 0,43% del PIB no brinda un aporte sustancial, si se quiere crecer en resultados que brinden cambios en la población, como punto de partida que anime a registrar patentes y crear nuevas invenciones generando valor agregado y económico al país, aporte a la sociedad civil y del conocimiento.

Transformar los centros educativos en centros de investigación: desde el niño que está en materno, usando apps de programación detecte patrones como “Code Karts, Scratch Jr., Tommy la Tortuga”, hasta programas más avanzados en escuelas y colegios, de modo que la ciencia, tecnología y avances, estén a la mano y procuren un cambio positivo en la población, transformación generada desde el MEP en articulación con el MICITT e IMAS de forma inclusiva mediante la docencia.

Es necesario que como sociedad se logre formar personas con deseos de aportar, crear una cultura de innovación constante, que contribuya a la formulación de nuevas fuentes de empleo adaptados a la revolución industrial 4.0, inculcar en los costarricenses y en los niños que son nuestro futuro el deseo por crear: “El secreto está en la gente” Andrés Oppenheimer.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR