Lunes 18 de Noviembre, 2019

¿De quién es la culpa?

18 de octubre, 2019

Paula García

[email protected]

Vivimos en una idiosincrasia que nos enseña a culpar al otro. Nos hemos acostumbrado a buscar que otros asuman nuestras faltas y el problema inicia justo cuando nos toca poner la cara.

Nos quejamos de la falta de compromiso, que comienza con la puntualidad. Nos molesta que nos señalen las cosas en las que podemos o debemos mejorar, nos cuesta decir las cosas de forma directa y minimizamos las cosas tragándonos el verdadero sentimiento.

Al final, creemos que eso es correcto, nos autoengañamos culpando a todos, incluso a nosotros mismos, pero la culpa es un mecanismo de defensa que en realidad nos aleja de la responsabilidad propia de asumir los actos.

Es curioso cómo nos resulta sencillo criticar pero se vuelve complejo buscar soluciones, muchas veces decidimos que otros decidan, que otros resuelvan, y al momento de llegada nos disgusta el camino que eligieron.

El problema es que nos estancamos en ese eterno “pobre de mí” y nos olvidamos de que no estamos solos, que hay otras personas que también nos rodean y sienten a partir de nuestras elecciones. La culpa es una emoción social, lo que significa que es aprendida, por esta razón la manera en que la vivimos no es igual para todos.

Con la misma fuerza que nos culpamos, culpamos a los demás y viceversa, la vida debe ser un camino que recorramos sin culpas, pero eso es muy complicado, porque para lograrlo primero debemos soltar los prejuicios, dejar de pensar que solo nosotros tenemos la razón y valorar cada cosa que hacemos o que nos sucede como parte del aprendizaje para la vida.

La culpa casi nunca viene sola, se acompaña de la frustración, del enojo, de la tristeza, del miedo y eso puede ser peligroso si lo desconocemos. Resulta casi imposible evadir la sensación de culpa por completo, pero lo vital es tener claro que otra emoción la acompaña, para poder entender de manera genuina qué es lo que realmente estamos sintiendo, de esta manera podremos asumir nuestra responsabilidad de esa emoción y así vivir libres.

La culpa es un yugo que pesa, persigue y crece con el paso del tiempo, llega a crear una dependencia que autolesiona, marca y genera emociones desagradables con el paso del tiempo.

Pero ¿de quién es la culpa? De nadie, pues la culpa es solo una emoción de quien la vive, y a eso que llamamos culpa en realidad consiste en falta de responsabilidad para asumirse uno mismo.

*Psicóloga



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Miguel (19/10/2019)

¡ POR MAS PROFESIONAL SICOLOGA QUE SEAS ESTÁS TOTALMENTE EQUIVOCADA !, hay gente que en responsabilidad, convivencia, malas costumbres LA VUELAN COMO DECIMOS LOS TICOS, son personas mas irresponsables y problemáticas que las demás PROMEDIO, ejemplo: ¿ PORQUE UNA MUJER TIENE QUE AUTO-JUZGARSE CULPABLE SI TIENE UN MARIDO BORRACHO, IRRESPONSABLE Y QUE TIENE ABANDONADA A SU FAMILIA !, no señora a ese desgraciado hay que señalarlo de culpable de todo lo malo que suceda en hogar, no tengamos piedad en señalarlo como culpable. Dejese de cuentos chinos

Amelia delport (18/10/2019)

*** URGENTEMENTE **** Realmente concreto, créeme. Mi nombre es Herman Van Brummel, encontré una sonrisa gracias a este hombre, Davis Wilfred. Es un empleado de St. James Place Management, me tiene ayudó a recibir un préstamo de € 17,000 Y dos de mis colegas también tienen préstamos de esto sin problemas. empresa, con una tasa del 2%, en condiciones. Si necesita un préstamo por otros motivos, comuníquese con Nombre: Davis Wilfred empresa: st.james patrimonial para la gestión del sitio Correo electrónico: [email protected] Sitio web: http://www.sjp.co.my/ Espero que todos tus problemas financieros terminen con la gracia de Dios con este préstamo Gracias