Viernes 22 de Noviembre, 2019

Sentido de la vida

Reflexiones

06 de noviembre, 2019

Juan Luis Mendoza

[email protected]

A propósito del sentido de la vida en cada caso de uno u otro paciente, Viktor E. Frankl afirma: “Dudo que haya ningún médico que pueda contestar a esta pregunta en términos generales, ya que el sentido de la vida difiere de un hombre a otro, de un día a otro, de una hora a otra”.

Y añade: “Así, pues, lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, sino el significado concreto de la vida de cada individuo en un momento dado”.

Y concluye: “No deberíamos buscar un sentido abstracto de la vida, pues cada uno tiene en ella su propia misión que cumplir y cada uno debe llevar a cabo un cometido concreto. Por tanto, ni puede ser reemplazado en la función, ni su vida puede repetirse; su tarea es única como única es su oportunidad para instrumentarla”.

Lea: Dos dimensiones de una campaña electoral

Cada situación humana representa un reto y plantea un problema que solo cada quien debe resolver. El significado de la vida, entonces, puede invertirse. “En última instancia” y como lo advierte Frankl, “el hombre no debería inquirir cuál es el sentido de la vida, sino comprender que es a él a quien se inquiere”.

Es decir, a cada hombre se le pregunta por la vida y únicamente puede responder a la vida respondiendo por su propia vida; “sólo siendo responsable puede contestar a la vida”. En ese sentido la doctrina de la logoterapia considera que la existencia íntima está en su capacidad de ser responsable.

Ese es su imperativo categórico: Vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar.

En definitiva, la logoterapia intenta hacer al paciente plenamente consciente de sus responsabilidades, lo que exige decidir por qué, entre qué o ante quién se considera responsable, de acuerdo a su juicio y decisión personales, exclusivamente. En ese sentido, la logoterapia no es ni labor docente ni predicación.

“El papel del logoterapeuta representa”, observa Frankl, “es más el de un especialista en oftalmología que el de un pintor. Este intenta poner ante nosotros una representación del mundo tal como él lo ve; el oftalmólogo intenta conseguir que veamos el mundo como realmente es”.

En consecuencia, “la función del logoterapeuta consiste en ampliar y ensanchar el campo visual del paciente de forma que sea consciente y visible para él todo el espectro de las significaciones y los principios. La logoterapia no precisa imponer al paciente ningún juicio, pues en realidad la verdad se impone por sí misma sin intervención de ningún tipo”.

Y, con respecto a la autorrealización, Frankl declara que “ésta no puede ser en sí misma una meta por la simple razón de que cuanto más se esfuerce el hombre en conseguirla más se le escapa, pues sólo en la misma medida en que el hombre se compromete al cumplimiento del sentido de su vida, en esa misma medida se autorrealiza.

En otras palabras, la autorrealización no puede alcanzarse cuando se considera un fin en sí misma, sino cuando se la toma como efecto secundario de la propia trascendencia”.

El mismo autor advierte que podemos descubrir el sentido de la vida de tres modos distintos: realizando una acción, teniendo algún principio y por el sufrimiento.

El segundo y tercer medio hay que explicarlos. Lo haremos en un próximo escrito, Dios mediante.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

packet tracer download (06/11/2019)

The article which you shared here is very useful for most of the people. Thanks for sharing this to us.