Viernes 22 de Noviembre, 2019

El auxilio a los agricultores

08 de noviembre, 2019

Fabio Vega

[email protected]

Mientras en algunas instituciones del sector agrícola los directivos ganan dietas, no se bajan de los aviones y hasta autorizan jugosos salarios a una élite de empleados, en el campo los agricultores hacen  de tripas chorizo para vivir el día a día.

Son dos mundos diferentes para un sector, que viene recibiendo palo por los altos costos de producción y los efectos del cambio climático, principalmente.

Lea: Conape lanza anuncio sobre préstamos

En los escritorios de cuello blanco, personas con nudos en la corbata y no en la camisa, como se estila en las parcelas, son felices tomando decisiones estranguladoras en contra de los productores del alimento diario.

Desde Zapote se dictaron directrices para que los bancos ofrecieran nuevas oportunidades de readecuación y crédito, con la finalidad de desahogar la angustia de agricultores, embejucados hasta el cogote por el impacto climático, plagas o enfermedades. Sin embargo, nada pareciera moverse.

Lo irónico es que, si el agricultor desaparece, los consumidores sufriremos la carencia de alimentos, que ante la escasez serán importados a precios marcados por el mercado internacional.

Mientras a veces la gran comitiva viaja por los aires a congresos internacionales para el selfi, en las parcelas los trabajadores del agro están a un paso del remate de sus bienes por falta de toma decisiones o que alguien golpee la mesa en Zapote para el cumplimiento de sus directrices.

Esperamos que el grito de auxilio a los agricultores, lanzado por la diputada guanacasteca Mileidy Alvarado (Restauración Nacional), caiga en tierra fértil. La legisladora solicitó al presidente Carlos Andrés Alvarado Quesada, declarar una amnistía o mejores condiciones para el sector agrícola nacional.

A la vez, es preciso que el gobierno y los diputados controlen si las entidades agrícolas, creadas por ley, cumplen la finalidad de sus objetivos. Conozco ciertas donde priman exquisitos salarios, las buenas dietas y las millas viajeras.

Esas plagas burócratas, afincadas en los escritorios o mesas directivas, hay que erradicarlas y los primeros llamados en hacerlo son los agricultores a la hora de escoger a sus dirigentes.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR