Sábado 30 de Mayo, 2020

No a la satanización del endeudamiento

04 de diciembre, 2019

Luis Fernando Allen

[email protected]

La Educación Financiera es un instrumento de política pública que podría conducir a la reducción de brechas de información y de habilidades. En el caso particular del Banco Central, se señala que el verdadero objetivo de la educación financiera no debiera ser tanto el aprendizaje de formas de cálculo o el funcionamiento de instrumentos financieros, y más la internalización de “actitudes, conductas y prácticas” que señalen el camino a una incorporación “sana” y “saludable” al mundo financiero, a través de buenas decisiones.

El crédito y la deuda son herramientas públicas para que sujetos, marginados o no, se sientan empoderados económicamente, al menos durante algún momento de su ciclo de endeudamiento. Ya sea para mejorar sus condiciones materiales, para realizar pequeños emprendimientos, para estudiar, para mejorar la apariencia personal o del hogar, o para comprar un lugar para vivir. En este contexto la deuda se presenta como la única opción y el crédito es visto como una herramienta de integración social en una sociedad de consumo.

Lea: La “intención paradójica”

El estereotipo que se hace del endeudamiento como un problema psicosocial, asociado al consumismo, puede y debe ser tratado, porque presenta un comportamiento económico asociado al uso del crédito, carente de fundamentos morales y sociales, en manos de un consumidor irreflexivo, poco crítico, que debe ser educado para asumir su responsabilidad como sujeto de crédito.

Actualmente, las autoridades económicas han reconocido que deben impulsar más esfuerzos en administrar y fomentar cursos de educación financiera a grupos de bajos ingresos para intentar tímidamente una bancarización para personas que ven en el endeudamiento una herramienta para cumplir sus sueños y lograr sus metas.

Está claro que el crédito es el mejor ejemplo de cómo los individuos deben aprender a manejar las nociones de riesgo y oportunidad. Lo que significa que la deuda es crucial para la producción del sujeto porque conecta la dimensión sistémica del capitalismo contemporáneo con las prácticas de la vida diaria.

El crédito se transforma en un activo que algunas familias usan en el tanto este presente en la estructura de oportunidades. Sin embargo, a la vez, es un activo puede ser también una amenaza en el sentido que el crédito genera endeudamiento y aparece como un dispositivo de la “seguridad social” en términos que ayuda a proveer bienes y servicios que el Estado ya no provee o son de difícil acceso, como la educación, salud o vivienda.

Finalmente, aunque el panorama actual evidencia que más personas se están endeudando, para poder financiar sus gastos de consumo de actividades de fin de año. El gobierno ha impulsado un plan de salvamento, tomando acciones correctivas para contrarrestarlo. Iniciativa que debería imitar el sector privado e impulsar campañas masivas dirigidas al consumidor para promover una cultura de ahorro y de educación bancaria.

*Director Ejecutivo Asociación Salvemos el Río Pacuare



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

NICOLE (05/12/2019)

Es correcta la frase del articulista "se está satanizando el crédito", un crédito en manos de una persona responsable SIGNIFICA UN AHORRO, ejm. la persona que compra un lote (terreno) a pagos al cabo de un tiempo lo tiene cancelado YA TIENE UN AHORRO, que difícilmente lo hubiese tenido si tuviera el efectivo en sus manos, igual sucede con electrodomésticos y otros bienes inmuebles son ahorros que el ciudadano hace. Lo que si se debe educar es en el crédito para GASTOS SUPERFLUOS, viajes, conciertos, cirugías estéticas etc.

clicker heroes (05/12/2019)

Carente de fundamentos morales y sociales, en manos de un consumidor irreflexivo, poco crítico, que debe ser educado para asumir su responsabilidad como sujeto de crédito.

Joe (04/12/2019)

Excelente aporte mi estimado. Es preocupante ver que aún instituciones del Estado que se endeudan con créditos millonarios y expresan que es la única manera de salir adelante. Veo enormemente la importancia de generar una cultura financiera sana.