Viernes 05 de Junio, 2020

Ignace Lepp

Reflexiones

08 de enero, 2020

Juan Luis Mendoza

[email protected]

Concluida la serie referente al psiquiatra vienés Dr. Viktor E. Frankl, su paso por los campos de concentración nazis y la exposición de su doctrina esencial sobre el “Hombre en busca de sentido”, volví a encontrarme con otro autor y otra publicación dignos de releer y profundizar: Ignace Lepp y “La comunicación de las existencias”.

El lector puede apreciar su contenido. Helo aquí a continuación: Descubrimiento del yo en la soledad. El yo descubre al otro. El enfrentamiento de las existencias. La influencia que esclaviza y libera. La era de la solidaridad triunfante. Comunicación de las existencias. Comunión de amor. Comunión de amistad. La comunión universal. Le invito a que se detenga y recorra de nuevo el índice de los temas que me propongo abordar en la nueva serie.

Lea: 2020 espacios y oportunidades

Sobre ellos los editores afirman: “Partiendo del fenómeno de la soledad tal cual la experimenta el hombre contemporáneo, Lepp analiza en este libro las distintas formas que adquiere la comunicación entre las existencias: desde la solidaridad y la camaradería hasta el amor, la amistad y la comunicación universal. Lo hace a la luz del análisis existencial de cada una de esas vivencias, pero iluminando todos sus pasos con una aguda penetración metafísica y un profundo amor por el ser humano”.

“Entre todas las páginas de este hermoso libro, añaden los editores, sobresalen con particular intensidad las que descubren el amor: amor erótico o sexual, amor conyugal, amor de amistad, páginas de contenido denso y humano por las que discurre un hábito agustiniano fecundado por el conocimiento de Kierkegaard, de Bergson, de Freud y de los psicólogos modernos, y escritas con la visión de un alma ardiente y enamorada”.

Concluyen: “En pocos libros como éste, encontrará el lector descrita con tanta verdad y en forma tan accesible, la naturaleza de la comunión interpersonal y la esencia pura de esa realidad tan sublime y abusada que llamamos amor”. Pues, nada, a aprovechar los sucesivos escritos que vayan saliendo semanalmente en el espacio que yo agradezco tanto de la Prensa Libre digital, periódico al que me siento vinculado desde hace ya muchos años.

¿Y qué añadir ahora sobre Ignace Lepp? Lo que he llegado a saber a través de las redes sociales. Hijo de un capitán naval, nace a bordo de un barco en el Mar Báltico el 26 de octubre de 1909, y ahí crece junto a su hermano hasta los cinco años, bajo el cuidado de ese mismo hermano. Es, pues, de nacionalidad francesa y estoniana. A los 15 años se une al partido comunista francés después de leer La Madre de Gorki, una novela que le impresiona de forma duradera y le induce a abandonar el individualismo. En su libro De Marx a Cristo cuenta sus inicios de activista comunista y sus contactos con altos dirigentes soviéticos que le llevan a ser uno de los máximos líderes del comunismo en Europa.

Decepcionado del mismo y sus incongruencias y mediante la lectura de la novela Quo vadis que describe el modo de vida cristiana que andaba buscando se convierte al catolicismo. Entra en la Compañía de Jesús y cumplidos los estudios teológicos en la Universidad Católica de Lyon es ordenado sacerdote el 29 de junio de 1941. Psicoterapeuta, escritor de varios libros entre ellos La comunicación de las existencias, objeto de las reflexiones de esta nueva serie, Dios mediante.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR