Viernes 28 de Febrero, 2020

Una década para el envejecimiento saludable

03 de febrero, 2020

Delia E. Villalobos Álvarez M.S.c.

[email protected]

Así lo planteó la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la década del 2020 al 2030, cuando se estableció la Estrategia y plan de acción mundiales sobre el envejecimiento y la salud en el año 2016. Con la participación de 194 países se puso sobre el tapete con lujo de detalles la necesidad de un cambio que permitiera a las personas adultas mayores, más años de vida, pero con salud.

Este año en el mes de octubre la Organización Mundial de la Salud lanzará la Década del Envejecimiento Saludable, que testificará cambios, coordinaciones, propuestas y muchas acciones que impactarán de manera trascendente, esperamos, a las personas adultas mayores, las sociedades y los entornos que favorecen el proceso de envejecimiento.

La Década del Envejecimiento Saludable “se propone como una colaboración mundial, encabezada por la OMS, que trabajará para mejorar la vida de los adultos mayores, sus familias y las comunidades en las que viven… “Los Estados Miembros visualizaron ese cambio como un mundo en el que todas las personas puedan vivir una vida prolongada y sana…”.

Lea: Una oportunidad de oro en lo local

El envejecimiento saludable definido por el ente rector de la salud mundial se describe, como el proceso de fomentar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez.

Junto con el envejecimiento activo las personas adultas mayores disfrutaran de múltiples oportunidades que les permiten continuar descubriendo y aprovechando las potencialidades que llevan en el curso de vida.

La Década del Envejecimiento Saludable estará sustentada en el envejecimiento saludable como se consigna en el informe de la OMS sobre envejecimiento y salud 2015, cuya visión completa la capacidad intrínseca y la capacidad funcional.

Estas capacidades son determinantes en el envejecimiento saludable, “las funcionales aluden lo que es importante ser y hacer para las personas “satisfacer necesidades básicas, aprender, crecer, tomar decisiones, tener movilidad, mantener relaciones con otros y aportar a la sociedad.

En tanto la capacidad intrínseca es la combinación de las capacidades físicas y mentales e incluye caminar, pensar, ver, oír y recordar”.

Es importante agregar que la vida personal, las enfermedades, traumatismos y cambios relacionados con la edad, influyen la capacidad intrínseca. Pero los entornos amigables son fundamentales para ambas capacidades.

La Década del Envejecimiento saludable relató la OMS se concretará en un plan de acción con diez prioridades:

“Una plataforma para la innovación y el cambio. Iniciar el cambio para un Envejecimiento saludable conectando personas e ideas de todo el mundo.

Apoyar a la planificación y acción del país. Los países obtienen las habilidades y herramientas necesarias para crear políticas que permitan a las personas vivir vidas largas y saludables.

Recopilar datos globales sobre el Envejecimiento Saludable. Lo que se mide se hace y juntos recopilamos información precisa, actualizada y significativa sobre el envejecimiento sano.

Investigar necesidades actuales y futuras de las personas mayores. La investigación incluye y beneficia a las personas mayores.

Alinear los sistemas de salud con las necesidades de las personas mayores… obtienen la atención médica que necesitan, dónde y cuándo la necesitan.

Sentar las bases para un sistema de atención a largo plazo... Las personas mayores y sus cuidadores reciben la atención y el apoyo para vivir con dignidad y disfrutar derechos humanos fundamentales.

Asegurar recursos humanos para la atención integral. Existen personas capacitadas para proporcionar servicios de salud de calidad y cuidados a largo plazo a las personas mayores.

Emprender una campaña mundial para combatir la discriminación por edad. Cambiar forma de pensar, sentir y actuar sobre la edad y el envejecimiento es posible. Podemos ayudar a que esto suceda.

 Definir el contexto económico para invertir. Comprender mejor los costes y las oportunidades del envejecimiento saludable, punto de partida para diseñar soluciones sostenibles, equitativas y eficaces.

Mejorar la red mundial de ciudades y comunidades adaptadas a las personas mayores. Estas deben permitir que las personas mayores hagan lo que deseen.

La OMS anotó que una década que coloque en el centro de atención el envejecimiento y las personas adultas mayores es prioritario para concretar acciones pactadas entre estados miembros sobre el Envejecimiento Saludable.

La organización recuerda que en el planeta convivimos con más de mil millones de personas de 60 años o más, la mayoría en países de ingresos bajos y medianos, que no disfrutan de condiciones acordes a las necesidades y condiciones.

Concretar esta década no será fácil se requiere unir la voluntad política y organizacional de cientos de países, programas, visiones, concepciones y directrices alrededor del planeta que asuman el compromiso y los retos de “no dejar a nadie desatendido y …garantizar que todas las personas puedan realizar su potencial con dignidad e igualdad en un entorno saludable”.

Será determinante abandonar los estereotipos y la discriminación, dejar de observar el envejecimiento y las personas adultas mayores como problemas, los presupuestos de salud y prevención como trascendentes inversiones, la humanización, la eficiencia, la eficacia de los servicios de salud como prominentes, la atención de larga estancia con modelos actualizados que prioricen derechos y atención centrada en las personas y no servicios y profesionales, será necesario advertir la “longevidad como éxito, no una carga, donde la acción intergeneracional se convierte en la norma, no en una excepción”.

Muy pronto los mayores de 80 años serán 395 millones “un acontecimiento sin precedentes en la historia que la mayoría de las personas de edad madura e incluso mayores con padres vivos, como ya ocurre en nuestros días. Ello significa que una cantidad mayor de los niños conocerán a sus abuelos e incluso sus bisabuelos, en especial sus bisabuelas.

Esta década del envejecimiento saludable estamos seguros cambiará muchas realidades hábitos de vida saludable, autocuidado, participación social, aprendizajes, actividades con significado, preparación de los profesionales y reingeniería de los servicios, así como de los entornos que promueven las capacidades funcionales e intrínsecas de las personas adultas mayores y de los que vienen detrás.

Para vivir más y vivir mejor

*Catedrática jubilada UNA



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR