Viernes 28 de Febrero, 2020

De la soledad al encuentro

Reflexiones

05 de febrero, 2020

Juan Luis Mendoza

[email protected]

El ser humano es para estar solo y al mismo tiempo para relacionarse con los demás. Ahora bien, Lepp advierte que “si el hombre rompe los lazos que lo unían a los otros hombres y se retira al desierto (que este “desierto” sea físico, geográfico o solamente moral, poco importa) lo hace porque sus relaciones con los otros solo eran superficiales y pertenecían al dominio de las apariencias; y lo hace también porque el hombre no se había conquistado suficientemente a sí mismo como para aportar algo esencial a los demás”.

La soledad, en efecto, nos revela al yo profundo y auténtico y, al mismo tiempo, la necesidad de la comunicación profunda y auténtica con los demás. El ser humano, hombre o mujer, el yo es un ser en sí y ser en relación al otro. Ambas cosas. Ignace Lepp, sacerdote jesuita, refiriéndose a los padres del desierto reflexiona:

Lea: Una década para el envejecimiento saludable

“La soledad no los ha separado del mundo sino en lo que este tiene de superficial, objetivo, de exterior al yo profundo. El hombre moderno, en cambio, se siente desgraciado y abandonado en la soledad porque nadie le ha enseñado a desearla, porque su género de vida le ha infundido un verdadero miedo frente a la soledad. No la ha elegido para conocerse mejor; se la han impuesto desde afuera en el mecanismo implacable de la vida moderna”. Para afirmarlo se basa en que “toda la moderna civilización materialista se funda sobre la negación de la interioridad del hombre”, y que “en esta perspectiva, la vida interior solo puede ser fruto de una especie de alienación y debe desaparecer con el progreso de la sociedad”.

Hay que insistir, por lo mismo, en lo contrario, en que la interioridad, el yo, la persona tenga raíces profundas en el corazón del ser humano para que su voz en todos los aspectos de la existencia se deje oír a pesar de todo lo que se hace para ahogarla.

En nuestro tiempo hay quienes acuden al psicoanalista porque padecen el aislamiento, tienen miedo a la soledad e ignoran cómo superarlos, sumidos en el colectivismo social y el anonimato, y son los artistas y filósofos, los consejeros espirituales y verdaderamente sabios los que les ayudan al reencuentro personal con el yo, su condición de sujetos, de gentes “con voz y voto”.

Así, pues, habrá que acudir a ellos, también a lecturas como las que le ofrecemos en esta sección siguiendo la doctrina de Ignace Lepp, especialista en estos temas tan humanos y necesarios para ser conocidos correctamente y vividos como nuestro Creador y Padre Dios lo ha dispuesto para nuestro bien personal y social. El no lograrlo lleva al ser humano a la situación que describe nuestro autor: “La soledad del hombre moderno es trágica porque ni sabe superarla ni vencerla. El descorazonamiento que de esto resulta hace que el mundo parezca un recinto tenebroso y sin salida, cargado de tristeza”.

En esta serie, Dios mediante, vamos a ir probando que podemos pasar de la soledad al amor, la amistad y la solidaridad sin límites.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

aquamarine engagement ring (27/02/2020)

I am happy to find your distinguished way of writing the post. Now you make it easy for me to understand and implement the concept. Thank you for the post.

location voiture (26/02/2020)

I am definitely enjoying your website. You definitely have some great insight and great stories.

mandibular splint (09/02/2020)

Nice information, valuable and excellent design, as share good stuff with good ideas and concepts, lots of great information and inspiration, both of which I need, thanks to offer such a helpful information here.