Domingo 31 de Mayo, 2020

¡Ahora sí!

11 de febrero, 2020

Óscar Fernández

[email protected]

Creo que estamos hablando en términos correctos y no descodificando el lenguaje, tal como lo hace la minoría involucrada, organismos internacionales y poderosos intereses económicos mundiales; así como algunos políticos ambiciosos. Esto a partir del contenido y consideraciones del Juez Notarial Francis Porras León, escritos en la sentencia 45-2020 del 27-01-2020, en la que condena al notario Marco Castillo Rojas a más de 13 años de suspensión en el ejercicio profesional por haber casado a dos mujeres, en flagrante desacato al Código de Familia. Nadie puede alegar ignorancia de la ley, mucho menos un abogado y notario.

Confieso que este artículo me lo motivó la lectura de un reportaje en un periódico impreso de circulación nacional, edición del 08-02-2020 y baste, para ubicarnos, la transcripción de los dos primeros párrafos: “De acuerdo con el juez notarial Francis Porras León, el matrimonio entre personas del mismo sexo no es un derecho humano.

Lea: Comicios municipales 2020: un vistazo desde el análisis de los resultados de la elección de las alcaldías

Y, para él, son una ‘falacia’ tanto el criterio de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que obligó a Costa Rica, el 9 de enero del 2018, a permitir el matrimonio igualitario, y la sentencia de la Sala IV que le dio luz verde, el 8 de agosto de ese año. Ambas resoluciones, dice, ‘no tienen razones jurídicas serias’”.

Entiendo que se trata de una crítica al recto proceder del juez notarial pero que, lamentablemente, contiene un par de gazapos que, me resisto a pensar fueran deliberados y con alevosía, premeditación y ventaja. No, Sra. Periodista, no es cierto que la Corte IDH obligó a Costa Rica a permitir el matrimonio igualitario, como tampoco lo es que la Sala IV le dio luz verde.

En el primer caso, la Corte IDH en su opinión consultiva, que no es sentencia o condena, sugiere que el Estado de Costa Rica, homologue los derechos de las parejas homosexuales con los de las heterosexuales; pero sucede que, esto ya está contemplado tanto en la legislación costarricense como en la misma Convención Interamericana de Derechos Humanos; al consagrar el derecho del hombre y la mujer a casarse y fundar una familia.

Lo que la Sala IV decidió fue instar a la Asamblea Legislativa a adecuar el marco jurídico nacional, con la finalidad de regular los alcances y efectos derivados de las relaciones de pareja entre personas del mismo sexo, otorgando un plazo para ello, quizá un tanto temerario por aquello del respeto a la independencia de poderes. De cualquier forma, personalmente, confío y espero que, en el Primer Poder de la República, sepan actuar con prudencia y oportunamente, por ahí tienen un proyecto anterior de sociedades de convivencia que cumpliría el mandato.

Lo que no puede ser es matrimonio entre personas del mismo sexo, puesto que el matrimonio es uno solo, entre un hombre y una mujer, donde haya una matriz (de ahí deriva su nombre), no dos o cero. No confunda, Sra. Periodista, no juegue con la idiosincrasia de este pueblo que, mayoritariamente, es devoto y creyente y no acepta esta aberración antinatural; por favor no lo haga desde su posición de privilegio. Tomemos nota de la línea editorial del medio.

Me regocijo con él y reconozco al Sr. Juez Notarial Francis Porras León su valiente y veraz pronunciamiento que, sin duda es una luz de esperanza y retorno a la credibilidad, en momentos que el Poder Judicial ha venido a menos de lo que, históricamente, ha significado. Decirle que suscribo y coincido con sus conceptos, mismos que he usado en anteriores artículos sobre el tema y que algunos medios me han honrado con publicarlos. Gracias, Sr. Juez.

A quienes me leen, quisiera que tomemos conciencia de la amenaza que representa esa corriente llamada ideología de género que, por lo visto con una estrategia predeterminada, intenta “homosexualizar” a futuro al sector más vulnerable de la sociedad; nuestros niños y preadolescentes.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

click here (28/05/2020)

I don't understand about law in general much so thank you for this info

website (19/05/2020)

I think everyone has their own human rights and should do whatever that makes them happy as long as it's legal. It's 2020 and judging people is a stupid thing to do.