Miércoles 26 de Febrero, 2020

La sexualidad hoy - IV Parte

Mauro Fernández / sexólogo13 de febrero, 2020 | 06:07 AM

En los artículos de estas semanas nos hemos referido al devenir histórico de los métodos anticonceptivos, así como a la lucha de la humanidad contra los procesos infecciosos. Desde luego que el punto alto lo representó el advenimiento, en los años ochenta, de varias enfermedades que pueden ser mortales y para las cuales no existe un tratamiento curativo, entre ellas el sida, la Hepatitis B y el virus del papiloma.

Ante este estado de indefensión, que persiste hasta la actualidad, la medicina se ha concentrado en la prevención y el preservativo regresó desde el olvido y se ha convertido en lo que hoy es, el principal baluarte en la lucha contra estas infecciones.

Esta es la situación que tenemos en la actualidad. Estas nuevas enfermedades, llamadas de tercera generación, continúan devastando el planeta y solo contamos con el preservativo para ganarles la partida.

Lea: ¿No a la maternidad?

Bajo esta perspectiva, hemos estudiado y evaluado el uso del preservativo por parte del varón costarricense, encontrando que, la inmensa mayoría, no lo utiliza de manera estricta o que su uso es errático y muchas veces errado.

Es muy frecuente que el costarricense no utilice el preservativo aun ante un nuevo vínculo sexual aduciendo: “No pensé que existiera riesgo de contagio”, “Al colocarlo, pierdo la erección”, “El acto es menos placentero”, “La pareja es alérgica y me pidió que no lo usara” o simplemente “No me gusta”.

Es pertinente realizar algunos comentarios al respecto.  Aquellos varones que pierden la erección al colocarse el condón probablemente padecen de una alteración hormonal o metabólica que puede conducirlos a una impotencia posteriormente. Es claro que, en la mayoría de los casos, el preservativo no es el responsable de esta situación.

Hay que insistir que el riesgo de una infección está presente aun cuando las personas no presenten síntomas o sean personas respetables, como amas de casa, profesionales o de buenas familias. El riesgo de infección está ausente solo si la pareja no ha tenido relaciones con otras personas previamente, de lo contrario, es crucial protegerse.

Para las mujeres que experimentan irritación con el preservativo, es ideal que consulten. Usualmente estas reacciones no son alergia al condón, sino una infección oculta, por eso es recomendable realizar ciertos exámenes especiales para evitar estas irritaciones.

Hoy por hoy el preservativo es un auténtico seguro que disminuye de manera significativa el riesgo de contagio.

Mi recomendación sincera, úselo.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR