Sábado 04 de Abril, 2020

Un vacío llamado papá

Mauricio Mora / Consejero familiar17 de febrero, 2020 | 01:00 PM

Consulta

Don Mauricio, nunca he tenido papá y eso siempre me ha dolido mucho, siento un vacío en mi corazón, nos abandonó y nunca más supimos de él. ¿Qué me recomienda para manejar este sufrimiento?

Respuesta

Para muchos el no tener padre es una realidad en nuestro país, es algo muy triste y difícil, pues nunca tuvieron un padre que los amara, ya sea que los abandonó, tal vez los abusó sexualmente o los agredió física y psicológicamente durante mucho tiempo, o quizá nunca lo conocieron ni supieron quién era, o tuvieron un padre alcohólico, drogadicto, el cual prefirió los vicios que a sus hijos.

Es doloroso, pues se llora y se sufren tres cosas:

La primera es el haber experimentado dolor por lo que ese padre les hizo.

Lea: VIDEO: Víctor Carvajal: “Tengan cuidado si les llegan mensajes raros a mi nombre”

La segunda es el nunca haber tenido una relación hermosa y significativa con ese ser llamado padre.

La tercera es aquel vacío de no haber jugado a los carritos o a las muñecas con un padre, el haber reído porque te hace cosquillas, que se sintiera orgulloso por el primer gol que metiste o al haber dibujado un papito con crayones en el kínder y al llevárselo mirar su cara de felicidad.

Duele el no haber sido aconsejado en manera amorosa por papá, el no dormirse abrazados, el no crecer junto a él y llegar a la adolescencia y la adultez juntos, el que no me acompañara los días de las graduaciones o desfilara con uno el día de su boda, o peor aún, el hecho que no va a estar ahí nunca para todo lo que aún falta por vivir.

Cada Día del Padre hay un regalo que no tiene un padre a quién ser entregado con un abrazo y un beso. Hay un padre ausente, un vacío en el corazón llamado papá. Yo sé que todos esos abrazos que nunca fueron duelen o aquellos casos en que tuvieron padres presentes en el hogar, pero estos estaban ausentes emocionalmente, y hasta se vieron en la situación de mendigar cariño y tiempo.

Sabes, no permitas que esta situación te convierta en alguien amargado e infeliz o que inconscientemente te castigues a ti mismo con malas conductas o malas decisiones y malas amistades, no permitas que te destruya esto que te hizo él y que no merecías que te pasara.

Recuerda que Dios está ahí para ti para llenarte, para abrazarte y para sanar tu corazón herido, sé que puedes superar esa paternidad negativa y dolorosa. Disfruta ahora con tus hijos, que sea una hermosa realidad para ellos y para ti la paternidad sana. A tus retoños disfrútalos en tu regazo y en tu pecho.

 

* Consejero familiar

Consultas y charlas a: [email protected]



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR