Sábado 04 de Abril, 2020

Retos Nacionales ante crisis económica y Gran Deuda Pública

17 de febrero, 2020

Walter I. Hernández Vargas

[email protected]

Cuando el ministro de Hacienda de Costa Rica anuncia sin tapujos que ¨es mensajero de malas noticias¨ (1), nos está dando efectivamente, señales de los tiempos que podrían avecinarse. Ya lo dijo el Sr. Presidente al mencionar que ¨recibió el país hipotecado¨(2)(3) Y cuando un padre de familia sabe que su casa está hipotecada, la deuda, el trabajo forzado y la angustia serán su compañía para rato.  La estrategia, de nuevo, parece ser el asustar: hagan lo que digo, si no, se pondrá peor y hasta se nos proyecta cómo será el tamaño de la Deuda Pública en los años venideros. Ante el anuncio del incremento de la tasa de desempleo, la subida del Déficit Fiscal al 6,96% del PIB y de la Gran Deuda Pública cercana al 60% del PIB (4), el panorama económico del país se ensombrece. Se ciernen sobre la ciudadanía amenazas de mayor recesión, desempleo, carestía de la vida, escasez y vandalismo. ¿Cómo se pretende ganar así, la confianza de ciudadanos y empresas? Los diputados de la República, piden tiempo para analizar y muestran una merecida cautela.

Ya se había advertido, que la aprobación de la Ley 9635, no le haría ni cosquillas a la Gran Deuda Pública y sus intereses. Ahora, se comprende que el gobierno, no puede seguir con el mismo esquema de seguir con el nadadito de perro, y como un apaga incendios. El Ministro de Hacienda anuncia varias medidas para trata de aliviar la situación: como el utilizar los superávits de las instituciones públicas 0,62% del PIB (5), para pagar deuda, y vender activos del Estado y reordenar el Empleo Público. También mencionó revisar las exoneraciones fiscales que existen (como 197 tipos). Estas medidas ya llevan rato de estar sobre el tapete. Se afirma que con la venta de FANAL se podría lograr un monto cercano al 0,03% del PIB y que con la venta de BICSA un 0,04 del PIB. (6). Lo que menos esperan los costarricenses es que sean rematadas a un bajo precio, para servírselas en bandeja de plata a capitalistas nacionales y extranjeros. De la reforma al empleo público, se espera un ahorro de un 1% del PIB. Total, hablamos de 1,7% del PIB! ¡Y ciertamente eso es insuficiente!

Lea: El papa Francisco, la impagable deuda pública y el caos fiscal costarricense

Si el Gobierno quiere sumar, y si realmente el Sr. Presidente desea hacer ¨lo que nadie ha hecho¨, es necesario estar abierto a las recomendaciones y nuevos enfoques. Dos de ellas fueron tomadas por el nuevo Ministro de Hacienda: atacar con medidas efectivas la evasión y la elusión fiscal. Estos dos factores, podrían causar unas pérdidas cercanas al 16% del PIB cada año! Y hay que añadirles las pérdidas por el lavado de dinero, que unos estiman de 4% y otros del 22% del PIB y lo perdido por falta de controles en aduanas(7) El Sr. Ministro, confirma que Hacienda, está desactualizada en tecnología, necesita más equipos informáticos y una aplicación de ¨software¨ tributario de calidad mundial. El atraso, tiene dos desventajas claras: hay una gran cantidad de empresas intermediarias que al facilitarle a las empresas y profesionales la emisión de las facturas electrónicas, se llevan (se comen) una parte del ¨pastel¨ de los escasos impuestos que se recogen, por otro lado, el no contar con la tecnología adecuada, facilita el fraude y la evasión fiscal. ¡El hace hincapié, en que se necesita una inversión de al menos 160 millones de dólares! (8) ¡Más de 90 mil millones de colones! Sencillamente, como dice el pueblo ¨La Magdalena, no está para tafetanes¨. Después de que RACSA, fue capaz, de desarrollar una aplicación tan exitosa como el EDUS. ¿Qué impide que a esta empresa se le encomiende la tarea de convertir los requerimientos de Hacienda y las normas de tributación, en una aplicación fiscal moderna, cuyos costos de desarrollo sean bajos, que elimine o reduzca la intermediación y que potencie la capacidad recaudatoria de Hacienda, al máximo? Tampoco se ha escuchado al ministro afirmar que la compra se hará por licitación pública. Sin embargo, pese al desempleo, hay una pugna donde se pretende que las instituciones del gobierno, no puedan generar ingresos, ni contratar entre ellas, para velar por las necesidades del pueblo. La excusa, es el fomentar la libre competencia, pero en el fondo, no es raro que esto lo promuevan algunos que menosprecian el papel del Estado, pero se aferran a él como gran proveedor. Tanto la crisis presente como la Deuda, sólo serán superadas mediante el compromiso del Estado y las Empresas, para cooperar en vez de morderse mutuamente.

Curioso el giro del Gobierno. Luego de la Amnistía, donde se perdonaron 184 mil millones a las empresas privadas, y nadie fue a la cárcel por sus deudas con el Estado, ahora el nuevo Ministro, afirma que ¨no se le perdonará ni un centavo a los deudores¨(9) ¿Acaso la defraudación fiscal deja de ser delito, según quién ocupe la silla de Hacienda? Si aparece un nuevo paladín defensor de los tributos, no nos confiemos todavía, que no hay plegaria sin intención y los santos, rara vez se sostienen solos. ¡Definitivamente no es tiempo de tolerar facturas falsas, ni pagos ficticios!

Al proponer la venta de FANAL, y dado que lamentablemente la venta de licores es un ¨buen negocio¨, es difícil no pensar que esta fábrica no carezca de atractivos para ciertos empresarios.

Hacienda propone vender Bicsa, y aunque le está generando ganancias a dos bancos del Estado, Banco Nacional y Banco de Costa Rica, ambos no se oponen a este golpe a su patrimonio. (10)

Según se reporta, y no es mera coincidencia, la cartera de negocios de Bicsa, se compone mayormente de clientes radicados en Costa Rica. En el contexto de las recientes noticias sobre corrupción en los Bancos BCR, Banco Nacional, (concesión de préstamos sin las debidas garantías, Cementazo, JCB…) y ASOBANACIO (préstamos a JCB, constructoras…), uno se queda con la impresión de que la venta, no es para ayudar a las finanzas del país. Hay quienes sospechan que se trata de propiciar la eliminación de los vestigios de operaciones que buscaban evadir controles fiscales.

Urge entonces que la Contraloría de la República, le pida cuentas a Bicsa, si es que puede, sobre sus clientes y operaciones, para salir de dudas.

Quedó abandonado el Proyecto Hidrotárcoles, y el Banco Nacional, no ha recuperado lo perdido, y lo mismo el Banco de Costa Rica, no ha recuperado los dineros mal administrados, incluidas las pérdidas por el Cementazo y se muestran muy mansitos y cooperadores.

En todo caso, es sospechoso que dos empresas socias, estén muy anuentes a perder un negocio rentable así no más. La excusa, según ellos, es que es ¨un tema país¨. (11) ¡Eso sí, lo que meses atrás fue el escándalo de los Panamá Papers, parece descansar bajo tres metros de tierra y una pesada lápida!

La lógica de Hacienda, no parece ser la correcta a largo plazo. Uno no vende empresas productivas, a fin de pagar deudas. Uno las mantiene y las mejora a fin de que los ingresos generados a largo plazo contribuyan. Un Estado sin medios de producción propios y eficientes, queda expuesto a la privatización de sus empresas, negocios y recursos ("Take over"). Queda expuesta a la rapiña y a las leyes de la ¨jungla comercial¨. Suena, a lo anunciado por la diputada Yorleny León, en su Proyecto de Ley 21.097, al afirmar que, si un servicio o negocio del Estado no es esencial, debería ser tomado, por la empresa privada. Si otros países han caído a tal grado seducidos por el mercantilismo y la globalización, al punto de proponer la eliminación de fronteras, no creo que a Costa Rica deba convertirse en un emporio económico, donde el bienestar de sus ciudadanos, pase a segundo plano. (CP art.50)

Es lamentable que, ante otras alternativas presentes, el Sr. Ministro hubiese limitado sus horizontes, a lo que conviene a unos pocos.

a. No hizo petición encarecida a los señores diputados por la pronta aprobación de los proyectos para disminuir las comisiones que cobran los bancos por el uso de datafonos, ni por la disminución drástica de las tasas de usura. Iniciativas dignas de elogio, que podrán repercutir en el bienestar de los costarricenses y la reactivación del consumo. Y en esto, es claro que está alineado con el Presidente del Banco Central, en su afán de no lesionar intereses bancarios.

b. Es urgente re-estructurar los entes reguladores del Estado (SUTEL, ARESEP, SUGEF, SUPEN…) y reducir sus altísimos costos administrativos, incluidos sus salarios de lujo, con su fuerte impacto en el encarecimiento de los servicios.

c. Es urgente el re-direccionamiento de los recursos y restructuración del Tribunal Supremo de Elecciones. Después de revelarse cómo algunos partidos políticos atracan al Estado, lo estafan y lo engañan, hay tomar ventaja de los medios tecnológicos, para reducir al mínimo la deuda política. Los trucos de Otón y otros, deben de ser cosa del pasado. (12) (13)

d. Del mismo modo hay que derogar la ley que obliga a las instituciones públicas a gastar miles de millones en publicidad. (14)

e. Los empresarios constantemente se quejan del costo de las cargas laborales. ¿Por qué no se analiza el eliminar el aporte obligatorio de los trabajadores al Banco Popular?

f. ¿Cuántos millones al año le aportan a Hacienda, los generadores privados de electricidad que le venden energía al ICE?

g. ¿Cuánto gana el Estado por las concesiones de explotación de los ríos, tanto a generadores de energía como a los que administran los tajos? Los ríos nacionales, son patrimonio de todos los costarricenses.

h. Antes que socarle la faja a Uber, y ponerle impuestos, deja al pueblo con el impuesto único a los combustibles, que tanto encarece la vida y con la amenaza de imponernos el uso del Etanol para en parte también financiar empresas privadas.

i. Antes que ponerle impuestos a las Cooperativas, se prefiere ponerle más caros los alimentos a toda la sociedad.

j. Antes que fortalecer la administración de los bancos nacionales, se eligen directivos a dedo, y se les obliga a competir contra los bancos privados, con el fardo en sus espaldas, de tener que entregar, sin ton ni son, 10% de sus utilidades al fomento y financiación de las Cooperativas, las cuales, en forma ingrata, después de hacer fiesta con lo que no les cuesta, también han hecho lobby para no pagar impuestos! (15) Hay que mejorar la Banca para el Desarrollo y administrarla de acuerdo a las mejores prácticas, pero no incurrir en costosas y riesgosas redundancias.

k. Antes que plantear el cerrar el CONACOOP y el INFOCOOP, debido a la mala administración, corrupción y multimillonario despilfarro de fondos públicos, se prefiere mantenerlos, a sabiendas que distribuyeron miles de millones en fondos públicos, sin criterios técnicos y garantías adecuadas, con favoritismos, atenidos al secretismo y la escasa supervisión ¡Las pérdidas podrían ser mucho mayores a los 27 mil millones! (16)

l. La nueva Ley de Empleo Público, estaría fallando si deja de lado la regulación de los salarios de las autoridades del gobierno, incluidos los puestos de alcalde y las superintendencias. ¿Cómo es posible que los alcaldes puedan ganar más que el Presidente de la República y reelegirse muchas veces? Los puestos públicos no deben ser parte de un festín o piñata.

m. Antes que fomentar las fuentes de empleo en todo el territorio nacional, se sigue apoyando la creación y mantenimiento de las Zonas Francas. Estas tienen entre 8 y 14 años de exoneración del pago de impuestos, con posibilidad de extender los beneficios más años y de exonerar del IVA a sus proveedores. ¡La excusa es hacernos más competitivos! En realidad, por necesidad, hacemos el ridículo ante las grandes empresas y naciones del mundo. Estas desde hace mucho aprendieron la táctica de Externalizar los Costos: se trata de mover parte de sus operaciones allá donde puedan gozar de exoneración de impuestos y menores costos de mano de obra, materiales, recursos y energía. El modelo de Zonas Francas, usa como cebo para atraernos, la generación de empleo, pero poco a poco, extrae riqueza de sus países huéspedes. ¿Cuántas empresas de zona franca o que exportan a través de ellas, aparecieron en las listas de Hacienda, como morosos o con cero ganancias?

No se ha comprendido que en un modelo económico como el costarricense, las exoneraciones que unos disfrutan y los impuestos que unos no pagan, tienen un alto costo que deben asumir otros sectores de la economía. Por esto nuestra economía está desbalanceada, y produce riqueza para unos, mientras genera escases para otros, amarrando al Estado a los grilletes de la Gran Deuda Pública. Sí, el Pagar la Deuda Pública, es un tema país, es un asunto de todos, empresas, empleados públicos y privados, extranjeros residentes e inmigrantes. Nuestro territorio y nuestro gobierno es uno sólo. Si queremos tener éxito, el esfuerzo debe de ser de todos los sectores de la economía, sin excepción, incluido el sector bancario. Si las empresas privadas piden transparencia al Gobierno, no deben entonces sorprenderse que también se les pida trabajar con honestidad. Muy rara vez, la corrupción en el gobierno y sus instituciones, ha sido posibles, sin la concurrencia de personas o empresas privadas. El escandalizarse porque unos pocos pidan ¨romper el secreto bancario¨ que por cientos de años ha cobijado lo bueno y lo malo de los negocios (17) (18), solo nos confirma, que muchos empresarios desean que sus procesos de negocios ocurran dentro de la ¨caja negra¨.

Gracias al proceso vivido para la aprobación de la Ley 9635, o nuevo Combo Fiscal, salieron a la luz pública los cientos de empresas que tenían exonerado el combustible y hasta el marchamo, las que declaraban ¨cero ganancias¨, las que tenían grandes deudas, ante Hacienda y el país que las acoge. El oscurantismo económico debe terminar. Esperamos que, en adelante, cada año, Hacienda revele el nombre de las empresas que defraudan al fisco, sin necesidad de que ciudadanos y diputados tengan que, recurrir a la Sala IV. Si Costa Rica, se ha tornado en un lugar muy caro para vivir, no es casualidad. Necesitamos transformar nuestro sistema tributario, de otro modo, los costarricenses seguiremos sufriendo y trabajando como esclavos de la Deuda.

El país no está para aves de mal agüero. Ciertamente es tiempo de buscar responsablemente, el adquirir una visión integral de nuestra economía, y hay que exigirle al Gobierno, que tome las medidas necesarias para recuperar poco a poco, la salud financiera que aumente el bienestar de la población, asegure la justicia social y el crecimiento sano de la producción. Sólo con una dosis de sacrificio y una voluntad férrea, será posible la victoria. Patear el tarro hacia adelante y seguir pidiendo préstamos y Eurobonos, es lo que no sacude las cómodas sillas. Urge transformarnos, y eso no sucederá, si las autoridades, hacen oídos sordos y rehúyen su llamado histórico.

* Profesional en Ciencias Económicas

 



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR