Miércoles 01 de Abril, 2020

Agricultores... por el bulevar de los sueños rotos...

21 de febrero, 2020

Fabio Vega

[email protected]

Ya vimos que no resultó el cambio de sombrero, que hoy gobierna desde Zapote. En ese acto de simbolismo electoral de enero de 2018, el sorbete roto de Ottón Solís, otrora paladín de la ética, le quedó pequeño a su heredero y gobernante Carlos Alvarado.

Hoy otro sombrero, el de los agricultores, sigue sin calzar en la cabeza del presidente de la República ni en la de su ministro de Agricultura, Renato Alvarado, por más esfuerzo que hagan.

La idea de rescatar un sector golpeado por la crisis interna y el cambio climático sigue sin ser ese salvavidas para nuestros agricultores, a quienes traen en “reunionitis”, sin respuestas más que alargar la agonía de su tragedia.

Lea: La Banca y su ligamen con el quehacer cotidiano de la humanidad

Los últimos 16 años estuve ligado al sector agrícola, desde la trinchera arrocera, un sector al que meten en la tómbola de Zapote o de La Sabana, desde donde los retornan al campo, con una siembra de promesas cuya cosecha aún no se recoge. Otros gremios también lo han padecido.

Ilusionados esperan en sus parcelas, el cumplimiento de lo prometido, en tanto a su alrededor, como la hiedra, crecen los obstáculos en contra de sus diversas actividades agrícolas. A eso sumo la ultraconfianza depositada por los agricultores en ciertos dirigentes, que los continúan llevando por el sabinero bulevar de los sueños rotos... desconsolados van los devotos.

En tanto, alrededor de esa vía, los créditos se cierran, el seguro se reduce, los precios de agroquímicos por los cielos, sin crédito oportuno, ni readecuaciones, y como piñata, siempre, llevando garrote.

Han pasado semanas después de la “gran manifestación agrícola” de enero, sin resultados a la vista más que la foto mediática y el clásico pliego de acuerdos sin cumplirse.

Definitivamente no hay interés por resolver la crisis de una actividad que representa un 11,7% de empleo en zonas vulnerables del país, y que alcanza apenas el 2% de la cartera crediticia, según el Banco Central de Costa Rica.

La crisis interna del país y el cambio climático impactan la economía agrícola ensañándose contra los cultivos de productores, mientras a los bancos no les tiembla el pulso para rematar las propiedades de estos.

Ahora un proyecto de varios diputados pretende que los bancos públicos y el Popular, declaren “una moratoria de cobros administrativos y cobros judiciales de cualquier tipo de deuda cuyo origen haya sido inversión en actividades agropecuarias o conexas”. Y agrega “dicha mora, será por el plazo de un año, tiempo necesario, para que se apruebe una ley que garantice el tratamiento adecuado y, por lo tanto, diferenciado para atender este tipo de deudas”.

No se vale, por qué no ir al grano de una vez y plantear una solución general, sin mediar cuidados paliativos. Los agricultores están cansados a la espera de una ley salvadora. El momento es ahora, no después.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Juanito Mora (21/02/2020)

La seguridad alimentaria de un país debe de ser prioridad para cualquier país, solo aquí en Costa Rica no le prestan atención a esto. Vamos a ver, si por el coronavirus o otro acontecimiento mundial los embarques de alimentos se frenan el país se vería en una situación gravísima, no olvidemos que los malditos del PLN y ahora PAC han querido acabar con los agricultores de este país.