Lunes 01 de Junio, 2020

En EEUU, el desempleo marca el ritmo de una economía en caída

Por culpa del coronavirus
AFP23 de abril, 2020 | 06:46 PM

El sombrío panorama económico que deja el coronavirus en Estados Unidos empeoró este jueves cuando un reporte del gobierno dio cuenta de 4,4 millones de nuevos pedidos de subsidio por desempleo, dato que lleva el número a 26 millones de personas más en las filas del paro en cinco semanas.

Para responder a la crisis, los legisladores de la Cámara de Representantes aprobaron un paquete de ayuda por 480.000 millones de dólares que se suma al colosal plan por 2,2 billones de dólares aprobado a finales de marzo. 

Lea: Cae presunto asesino de hombre en Matina

Esta semana los pedidos de subsidios fueron menores que la anterior, cuando 5,2 millones de personas pidieron ayuda por desempleo por primera vez, según datos revisados ligeramente a la baja por el Departamento de Trabajo. 

La pandemia golpeó duramente a Estados Unidos, el país con más muertos registrados, con más 47.000.

El alza de nuevas solicitudes de subsidios por desempleo muestra que la crisis del coronavirus arrasó rápidamente con parte del empleo creado por el repunte posterior a la Gran Recesión de 2009. 

Las cifras publicadas este jueves corresponden a la semana del 12 al 18 de abril. Desde que el confinamiento comenzó a paralizar la economía, la peor semana en este apartado fue la última de marzo cuando hubo más de 6,8 millones de solicitudes por desempleo.

El estado actual del empleo en Estados Unidos muestra un fuerte contraste con las cifras prósperas de febrero, cuando el desempleo se ubicaba en un mínimo en 50 años, de 3,5% de la población económicamente activa.

Las cifras de abril, que van a ser publicadas el 8 de mayo generan expectativa, ya que la tasa de desempleados podría trepar por encima del 10%.



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR

Venta y alquiler de andamios (04/05/2020)

La construcción será uno de los sectores donde más fuerte se note el impacto. Los precios de las viviendas se verán afectados a la baja y con ellos los salarios.