Lunes 10 de Agosto, 2020

Coma saludable aun cuando se encuentre ocupado

Patricia Vial, especialista16 de mayo, 2020 | 02:05 AM

Ya sea usted una ama de casa, un estudiante universitario o un trabajador a tiempo completo, su cuerpo necesita energía para poder realizar todos sus deberes. Sin embargo, entre tantas cosas que hacer, se le suele prestar poca atención a la alimentación. Y como consecuencia, puede que se sienta fatigado.

Llevar una alimentación balanceada y un estilo de vida saludable son unas de las mejores opciones para estar lleno de energía y rendir al máximo en todas sus actividades diarias.

Los siguientes son algunos hábitos y consejos sencillos y rápidos de implementar que pueden ayudarle a mantenerse saludable:
Desayune diariamente: Durante el sueño el cuerpo descansa, pero los procesos vitales como la respiración y el funcionamiento del corazón consumen energía. La principal función del desayuno es reponer la energía perdida durante la noche, almacenar reservas para el día e hidratar el organismo.

Lea: Evite el desperdicio de alimentos

Empezar el día con un buen desayuno ayuda a facilitar el aprendizaje y contribuye a mejorar la concentración. Por otro lado, el no desayunar o desayunar muy poco, puede hacerle sentir cansado y con menor concentración, lo que puede disminuir su productividad diaria.
Algunas buenas opciones para un desayuno rápido y saludable pueden ser: un plato de cereal con leche descremada, un guineo cortado en rodajas, un huevo hervido y una taza de café, o unas tostadas de pan integral con un omelette con vegetales y queso americano.

Recuerde merendar: las meriendas nutritivas, variadas y balanceadas son un punto positivo para su salud. Estas ayudan a mantener el metabolismo activo, a regular los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre, y refuerzan su alimentación diaria, pues son un aporte adicional de energía.

Algunos ejemplos de meriendas saludables son: un yogurt descremado, bastones de vegetales, frutas frescas, o Galletas Integrales Nestlé Fitness® hechas con cereal integral. En casa, en el trabajo, o en la universidad, es conveniente tener a mano una variedad de meriendas saludables, para así evitar opciones poco saludables como alimentos fritos o altos en azúcar.

Planifique su menú: Decidir qué comer cada día puede ser una labor poco motivadora. Sin embargo, los fines de semana puede organizar un menú semanal y, de esta forma, ahorrará esfuerzo extra y comerá sanamente. Lo ideal sería programar cinco tiempos de comida: tres comidas principales y dos meriendas.

También puede elaborar una lista de supermercado, esto le facilitará las compras y evitará largos paseos en los pasillos. Por otro lado, es buena idea elegir métodos de cocción rápidos y saludables, como pollo a la plancha y vegetales al vapor.

Dedicarle tiempo a comer es un hábito saludable. ¡Disfrute sus comidas! Así las aprovechará mejor y tendrá una vida más sana y productiva.

*Gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica



Noticias relacionadas

VEA MÁS



Comentarios

COMENTAR